Inmobiliaria en Valencia: ¿comprar o alquilar?

por | 16 de noviembre de 2011

El crecimiento urbanístico en la comunidad Valenciana entre 2005 y 2010 ha descendido un 74% respecto al periodo inmediatamente anterior (2000-2005) en pleno auge de la burbuja inmobiliaria en Valencia (y en toda España, claro). Es decir, se emplea menos suelo para construir pisos porque a los ya existentes cuesta mucho buscarles salida. Y como el Levante español es una de las zonas en las que más se construyó es, por pura lógica, una de las más afectadas ahora que la burbuja estalló.

La inmobiliaria en Valencia, el sector inmobiliario valenciano, tiene que hacer un esfuerzo ingente para lograr una salida rentable al amplio stock de pisos existentes. Pero, en realidad, ese es su trabajo. Conseguir vender lo mejor que pueda. Que ahora sea más difícil que antes es un problema para ellas (qué duda cabe) pero no lo tiene por qué ser en absoluto para los potenciales compradores.

Los pisos ahora están más baratos e incluso, eso nos dicen, todavía son susceptibles de bajar su precio. Veremos, no vaya a ser que  el mantra de “el precio de las casas siempre suben” haya sido sustituido por otro no menos pernicioso: “el precio de las casas siempre puede bajar”. Y como puede nos quedamos eternamente esperando.

Pero no. Aunque hacer previsiones sobre el futuro es una de las características y peculiaridades del ser humano hay que saber cuándo para de hacerlas, cuando utilizarlas para definitivamente actuar.

Si quieres comprar un piso, este es un buen momento para ello, ¿por qué no?

Los precios están a la baja, existen muy buenas ofertas en el mercado… Es cierto que el crédito es mucho más difícil de conseguir que hace unos años pero ante eso tenemos varias posibilidades:

1. Quizás tengamos la suficiente capacidad económica, o por tener dinero ahorrado o por tener una buena nómina, con lo que o bien no necesitemos una hipoteca, o esta sea muy baja o nos la concedan por nuestra nómina. En este caso, pocos consejos se pueden dar. Buscar un piso que nos guste, e intentar que el precio sea lo más competitivo posible.

2. Sin embargo, si el banco no nos concede un crédito tenemos otra opción, cada vez más recurrente: el alquiler. Porque sí, la idea tan española de tener una casa en propiedad es cada vez más caduca (por las circunstancias, claro) y los alquileres son cada vez más competitivos.

Así que el alquiler es una muy buena opción porque, al final y al cabo, de lo que se trata es de tener un hogar y eso no tiene porqué pasar por comprar una casa.