Saber cuánto gana su empresa con Internet

por | 27 de septiembre de 2011

La mayoría de las empresas y clientes de la Consultoría de Marketing Digital, principalmente buscan a la hora de contratar estos servicios: el atraer más visitas a su página Web. Para ello, se trabaja fundamentalmente en el posicionamiento de la web en los motores de búsqueda y algunas otras técnicas de Web Marketing. Aunque no sea fácil, en unos meses, la Web del cliente termina por despegar y obtener un tráfico de visitas significativo.

Normalmente, al cabo de los meses, el cliente de nuevo requiere a los consultores con objeto de que aumenten las compras o ventas de sus productos o servicios por internet, preocupados de que el incremento del tráfico web no ha sido suficiente para cubrir sus expectativas. Pocos saben de Analítica Web. La consultora, tras analizar, descubre que el problema no está en las visitas sino en la conversión de visitas en clientes.

Gran parte de las visitas abandonan la navegación antes de finalizar el proceso de contratación. Así, es como se evidencia que el sistema de compra o venta no resulta intuitivo. La utilización del mismo suscita confusiones, es lento, resulta pesado. En definitiva, es un sistema que contiene muchos defectos, provoca la impaciencia de los usuarios, y estos terminan por abandonar la contratación antes de finalizar el proceso.

Este ejemplo es bastante corriente y extrapolable a muchas webs, incluso de aquellas organizaciones que no se dedican al comercio electrónico, pero que desean el aumento constante de sus usuarios, al margen de que contengan publicidad o no. La cuestión es clara, el éxito de una Web no se mide sólo por el número de visitas, ni por su posicionamiento en Google u otros buscadores.

La Analítica Web no sólo debe preocuparse por los datos escuetos, ha de incluir el “por qué” y también hacerse las preguntas clave que permitan tomar decisiones eficaces y eficientes sobre la presencia de una web en la red. En el ejemplo expuesto, queda reflejado el problema de la falta de usabilidad que padecen muchos de los sitios web. Así que, analítica, accesibilidad y usabilidad web conforman una triada ineludible.

Merece la pena gastarse algo más a la hora de elaborar o (re)confeccionar un sitio web, con objeto de que él mismo, no sólo posea suficientes contenidos que cubran los objetivos del modelo o plan de negocio de la empresa o organización, sino que también la información y sus sistemas de usos (independiente a que sean de comercio electrónico o no) sean operativamente accesibles y usables por cualquier usuario del planeta.

Como bien afirman los más notables expertos en consultoría web, la analítica web consiste en analizar los datos cualitativos y cuantitativos de un sitio web y de su competencia, con objeto de impulsar una mejora continua de la experiencia online que tienen tanto los usuarios (o clientes) habituales como los potenciales y que se convierte en unos resultados esperados (online y offline).

Se trata sencillamente de ser inteligentes, vender más y obtener mayores beneficios.