Internet se come a la televisión

por | 20 de diciembre de 2010

Así lo dice el Observatorio del Ocio y el Entretenimiento Digital (OCENDI). El 30% de los jóvenes de entre 18 y 25 años y el 54% entre 14 y 17 años considera Internet el mejor medio de entretenimiento, frente a otros medios como el cine o la televisión que sólo alcanza el 14%. A tenor de estos datos, se puede concluir que el medio de entretenimiento por excelencia, la televisión, está perdiendo liderazgo y necesita una fuerte renovación.

La televisión se hunde en un mar dominado por Internet, y es trabajo de los propios profesionales que se dedican a ella sacarla de nuevo a flote. Para ello necesitan de unos buenos capitanes de barco y unos buenos salvavidas. Los capitanes son los guionistas y los salvavidas sus armas que no son otras que la creatividad y la tenacidad. Todos los profesionales del mundo audiovisual deben hacer una fuerte actualización de ideas para conseguir captar a la audiencia.

En la batalla diaria por captar espectadores se encuentran guionistas de la talla de Iván Escobar (Los hombres de Paco, Los Serrano, El Barco), Ignacio del Moral (Farmacia de Guardia, El comisario), Guillermo Zapata (Hospital Central, tercer récord mundial en YouTube -100 millones de vistas- con su corto Lo que tú quieras oír) o Pedro Gómez (Al salir de clase, Marisol), quienes quieren compartir sus armas para escribir un guión con todos aquellos interesados en el mundo audiovisual.

Todos ellos han sido reunidos por Valentín Fernández-Tubau, Co-fundador de Abcguionistas y Ars-media, en una serie de videoentrevistas que componen un mini curso gratuito. En estos vídeos, los citados guionistas hablan de la situación actual de la televisión y la manera personal que tienen ellos de adaptarse a esta situación.
Laura Bermejo Torres es periodista especializada en cultura y también guionista. escribir guiones es algo que todo el mundo puede aprender, pero hay que asesorarse y dejarse guiar por lo mejores profesionales. La autora, desde su experiencia personal, recomienda a los escritores noveles hacer un curso de guión para abrirse camino en un mundo difícil en el que se necesita mucha pasión y perseverancia.