Instrucciones para cambiar la lona de un toldo

por | 3 de junio de 2011

Con sus funciones de frenar la luz solar, proveer sombra y también en algunos casos ser un elemento decorativo, los toldos son unos elementos estructurales ideales. Se encuentran en vinilo o lona y si se les da los cuidados adecuados aguantan mucho tiempo.

Pasada su vida útil, la tela empieza a agujerearse y a presentar desgaste. Este es provocado por los achaques del tiempo y los cambios de temperatura y el sol, que acelera cualquier proceso biológico. Si quieres seguir disponiendo de tu toldo en las mejores condiciones puedes cambiar la tela, que será una opción mucho más económica en vez de cambiarlo por completo.

Para cambiar la lona de un toldo primero de todo debes medir tanto el ancho como el largo sin quitarlo de los puntos de sujeción. Al largo obtenido, debes añadir cinco centímetros para que al montarlo nuevamente se sujete correctamente.

Corta la tela en los lados y parte frontal y luego quita la cuerda fijándote como estaba instalada. Finalmente suelta la parte unida al rollo central.

En la nueva tela retoca los bordes que estuviesen con alguna imperfección, y añade en estos casos 1 centímetro extra.

Una vez hecho este proceso enrosca la parte superior de la tela en el rollo central y coloca nuevamente la cuerda del toldo. Extiéndelo para que se tense correctamente y engancha firmemente todos los lados.