Baldas, ventajas y opciones de uso

por | 4 de octubre de 2013

Las baldas, que resultan muy ligeras y decorativas, y que puedes encontrar en materiales como el cristal, la madera o el metal, resultan una solución perfecta para aprovechar cualquier hueco que tengas libre. Te permitirán almacenar todo tipo de objetos de decoración, libros, CDs y DVDs, cosméticos, ropa y complementos… todo dependerá de dónde coloques las baldas y el uso que quieras darles.

Las baldas, muy adaptables y fáciles de colocar, te permiten sacar partido a cualquier rincón desaprovechado, pero no debes perder de vista su función decorativa, pues con un poco de imaginación puedes cambiar por completo, y de forma económica, la apariencia de cualquier estancia de tu casa. Sin duda, las baldas resultan muy funcionales, ofreciéndote múltiples soluciones, que van desde decorar la entrada hasta organizar el garaje, pasando por la ordenación del baño con poco presupuesto.

Es aconsejable que prestes atención a este recurso si vas a reorganizar cualquier habitación de tu casa pues, además de ayudarte a mantener tus cosas en orden, ofrecen muchas posibilidades y están disponibles en variedad de acabados y medidas para que puedas adaptarlas a tu estilo de decoración. A continuación te contamos varias ideas para que conozcas algunos de los usos que puedes darle a las baldas:

  • Decorar paredes. Puedes colocar baldas en casi cualquier pared pues resultan muy decorativas y suponen una de las mejores opciones para organizar tus libros o CDs, exponer tus fotografías o mostrar tus objetos y recuerdos más preciados. Solo debes prestar atención a las medidas y cuidar la distancia que dejas entre ellas, que deberá ser acorde a la altura de los elementos que vayas a colocar sobre las mismas, siendo aconsejable dejar un mínimo de 15 cm (altura de un CD). Con un poco de imaginación puedes crear combinaciones muy originales.
  • Ganar espacio de almacenaje en la cocina. Si tu cocina es pequeña no es recomendable que la cargues con demasiados muebles. Una forma de aligerar visualmente la cocina, sin perder espacio de almacenaje, es colocar unas baldas en lugar de alguno de los muebles superiores. Las tienes disponibles en acero inoxidable, que van con cualquier color, son resistentes y muy cómodas a la hora de limpiar. Podrás colocar menaje, botellas, especias…, y darán un toque especial a la estancia, rompiendo con la monotonía.
  • Crear un rincón de lectura en el salón. Es muy sencillo, podrás hacerlo tú mismo y no necesitas tener demasiado espacio para crear en tu salón un rinconcito en el que relajarte. Solo necesitas un par de baldas, que colocarás junto a algún sillón que vayas a emplear para este espacio, siendo importante que no sobrepase mucho la altura de los reposabrazos para que puedas acceder fácilmente a los libros. Coloca alguna lámpara sobre éstas y tu rincón de lectura estará listo. Puedes emplear esta misma idea para sustituir alguna mesilla auxiliar, con lo que ganarás espacio y aligerarás el salón visualmente.
  • Decorar un recibidor pequeño. Si no tienes espacio en el recibidor, las baldas son sin duda la opción ideal para solucionar la entrada de tu vivienda. La gran variedad de acabados y medidas te facilitarán la labor. Coloca una balda a la altura que suelen tener los muebles del recibidor y sobre ella un espejo, por ejemplo, aunque las opciones son múltiples, pudiendo usar cuadros, marcos con tus fotos favoritas, adhesivos decorativos para la pared… Recuerda que también dispones de estantes con cajón, donde podrás guardar llaves, etc.
  • Sacar provecho al baño. Tanto si tu cuarto de baño es pequeño, como si no tienes suficiente presupuesto para muebles de baño, poner baldas puede suponer una solución muy práctica. Puedes colocarlas bajo el espejo o a ambos lados, baldas rinconeras para aprovechar algún rincón disponible, sobre el inodoro, encima del marco de la puerta para colocar objetos de mejor peso como las toallas…, las opciones y ventajas que te dan son infinitas. Podrás almacenar todo tipo de productos que, metidos en cestas decorativas ocuparán menos espacio y facilitarán su almacenaje y limpieza. Otra idea muy útil es improvisar una encimera desde un lado del lavabo hasta el final de la pared, que te dará la opción de colocar sobre ella todas tus cosas y además colocar debajo algún cesto para la ropa sucia o algún carrito de baño con ruedas. Los tienes con cajones y lo podrás trasladar de un lugar a otro fácilmente.

Hay muchos más usos prácticos y decorativos que las baldas aportan a tu vivienda y que puedes poner en marcha fácilmente y sin demasiado presupuesto. Algunas otras ideas para realizar con baldas son:

  • Sustituir el clásico cabecero por una balda, que te permitirá colocar libros, fotos y otros objetos decorativos. Utiliza otras dos baldas de menor tamaño a ambos lados de la cama y habrás improvisado dos mesillas de noche. Esta opción es ideal para dormitorios pequeños.
  • Improvisar una librería. Con solo algunas baldas puedes fabricarte tu propia librería. Solo tienes que elegir las baldas en función del espacio y colocarlas dejando entre ellas el mismo espacio, suficiente con que tenga la altura de los libros. Puedes llenar una pared entera o colocar un par de baldas sobre tu mesa de trabajo.
  • Balda sobre el sofá. Si no te acaba de gustar la idea de colocar el tradicional cuadro en la pared sobre la que se apoya el sofá, una alternativa es instalar una balda, a una altura que no moleste a la hora de estar sentado, donde podrás colocar marcos, algún flexo y otros elementos decorativos. Si utilizas todos lo marcos del mismo color puedes crear sobre el sofá una original combinación con tus fotos preferidas. Elige la balda en la gama de colores del salón para dar continuidad y homogeneidad al conjunto de la decoración.

En la siguiente publicación te contaremos cómo colocar fácilmente las baldas, para que puedas hacerlo tú mismo y saques el máximo partido a cualquier rincón desaprovechado de tu casa.