Aumento de glúteos con cirugía

por | 20 de diciembre de 2010

También conocida como gluteoplastia, la cirugía de aumento de glúteos ofrece la oportunidad de embellecer aquella parte tan sensual del cuerpo femenino.

En la actualidad, el aumento de glúteos se está convirtiendo en una de las intervenciones de cirugía plástica más comunes dentro del campo de la cirugía estética, ya que cada vez tiene más demandas entre los hombres y mujeres del mundo.

Los glúteos y la cirugía de aumento

La forma de los glúteos está relacionada más que nada con la herencia y la constitución corporal. También hay que contar la estructura esquelética y la posición de cada persona, sin olvidar los músculos, los depósitos de grasa y los cambios de la piel. Sin embargo, muchos de estos factores pueden ser modificados mediante cirugía plástica.

La cirugía de aumento de glúteos mediante implantes se realiza a través de una incisión de unos cuantos centímetros en la región entre cada glúteo o nalga. Es un procedimiento que también puede realizarse mediante inyecciones de grasa, colgajos dermograsos o a través de la resección de piel y grasa. Sin embargo, siempre hay que acudir con cirujanos plásticos certificados y profesionales.

El lifting de glúteos

Este procedimiento es una cirugía destinada a marcar los glúteos y eliminar el exceso de piel así como de grasa en la zona. Puede realizarse solo o acompañado del lifting de la parte interna del muslo.

Hay que contar que cada persona tiene los glúteos de una manera diferente y que, en ciertas ocasiones, se tiene que hacer una evaluación en conjunto con un procedimiento de moldeado corporal. Asimismo se tiene que observar el grado de encorvamiento del cuerpo y la curvatura de componente graso, las caderas y la parte superior de los muslos.
Las prótesis
Para los glúteos planos o poco desarrollados se puede usar un par de implantes de gel de silicona bajo la musculatura glútea. Estos implantes son más resistentes que los que se usan en el aumento de senos, debido a que el cuerpo debe estar cómodo al andar, correr, saltar o sentarse.
Los implantes de silicona no se rechaza ni se encapsula y normalmente se recomiendan en los casos de atrofia de la masa glútea.
La cirugía de aumento de glúteos
Todo comienza con una incisión de unos cuantos centímetros en una zona poco visible entre glúteos. Luego se fabrican dos bolsillos para poner las prótesis y una vez logrados el aumento, la simetría y la consistencia adecuados, se realiza el cierre de las heridas.
La anestesia a utilizar es una decisión que se toma conjuntamente con el o la paciente, pero puede ser anestesia general o peridural, sumada a una suave sedación.
Para la cirugía de aumento de glúteos son necesarias 24 horas de ingreso y durante los días anteriores es conveniente usar jabón germicida para bañarse.

Algo muy importante es que no se deben tomar aspirinas u otros medicamentos que contengan salicilatos. Esto puede ser durante dos semanas antes y después de la cirugía o según lo indique el cirujano plástico.
Será necesario usar una prenda elástica compresiva durante 15 días y no recurrir a las inyecciones intramusculares en los glúteos, porque pueden pincharse las prótesis.
Hay que dormir boca abajo durante un par de semanas y evitar cualquier tipo de ejercicio físico en el que participe el glúteo. Aunque el riesgo de infección es mínimo, la higiene debe ser muy cuidadosa hasta que se retiren los puntos. Siempre se dan antibióticos durante 10 días después de la cirugía.
Sobre el cirujano plástico
Como en cualquier tipo de operación estética es muy conveniente elegir a un cirujano plástico capacitado y profesional, ya que de eso depende la salud y la vida quien se somete a una de estas cirugías. Es muy importante la colaboración del paciente en todo el proceso.