Una nueva generación de hoteles ecológicos deja clara su preocupación por el medio ambiente en las capitales europeas

por | 28 de enero de 2010

• Los hoteles de lujo adoptan la tecnología ecológica

Ante la gran importancia que el viajero de hoy en día le otorga a su huella de carbono y la creciente demanda de un hotel de lujo que sea respetuoso con el medio ambiente, se ha creado un nuevo tipo de hotel ecológico en las ciudades europeas más cosmopolitas.

Splendia, la cadena de hoteles de lujo, encabeza este movimiento con su nuevo hotel de Viena, el Stadthalle. Michaela Reitterer, la propietaria del hotel, asegura que se trata del “primer hotel de balance energético cero del mundo”.

No solo cuenta con tres turbinas eólicas, paneles solares y bombas de calor para el agua, sino que además incorpora un jardín de lavanda en el tejado. En las cálidas noches de verano, los grillos y saltamontes se reúnen en este refugio de la capital austriaca. Este es el único lugar de la ciudad donde se puede disfrutar de la estimulante música que producen estos animales, quizá en agradecimiento a los principios ecológicos y la ausencia de huella de carbono del hotel: una experiencia totalmente única.

Este antiguo bloque de pisos data del año 1890 y se incorporó al grupo Splendia en 2001. Tras un proceso de renovación, volvió a abrir sus puertas en noviembre de 2009 y desde entonces ha ganado numerosos premios ecológicos, dejando claro que los hoteles de lujo y los principios ecológicos pueden coexistir perfectamente.

También existe un fuerte compromiso de conservación en uno de los hoteles de Barcelona, La Florida. Lugar de reunión de la alta sociedad española, con sus numerosas obras de arte de vanguardia y evidente opulencia, consigue mantenerse alejado del ajetreo y bullicio de Barcelona. Situado en la apacible montaña del Tibidabo, la más alta de la zona, ofrece a sus huéspedes vistas magníficas de la ciudad desde la tranquilidad de un refugio rural. El agua de la piscina, purificada a base de ozono, manifiesta el deseo de los clientes de combinar el lujo con la preocupación por la naturaleza.

Las cadenas de hoteles han utilizado sus conocimientos para ofrecer lujo a sus clientes y ahora están incorporando otro aspecto importante a su oferta con sus principios ecológicos y compromiso con la protección del planeta. Dotado de un esplendor más característico de los hoteles en Roma, el hotel HI de Niza constituye otro ejemplo de cómo un hotel boutique moderno puede satisfacer las más altas expectativas de sus clientes y mantener sus principios ecológicos. Situado en un tramo de playa de 200 metros de longitud y con un menú que solamente contiene alimentos orgánicos, su diseño busca adaptarse a la simplicidad de su entorno natural. Aunque se encuentra a tan solo unos pasos del Promenade des Anglais y las principales atracciones turísticas de la ciudad, su principal objetivo es la relajación gracias a un diseño innovador a partir de nueve conceptos de entornos diferentes.

Sin embargo, a día de hoy, no parece que haya hoteles en Londres capaces de competir con los del resto de Europa. Los diseñadores de hoteles innovadores no solo están reevaluando lo que los clientes esperan de los hoteles de lujo sino que también buscan maneras en las que puedan disfrutar de un refugio ecológico que a su vez se encuentre cerca de todas las comodidades de la ciudad.