Un ícono del turismo en Argentina: el Cristo Redentor

por | 30 de septiembre de 2010

La provincia de Mendoza ofrece una amplia gama de atracciones turísticas para quien visite esta hermosa provincia argentina. No solo sus principales ciudades son realmente pintorescas, encabezadas por Mendoza, con hoteles y servicios dignos de una ciudad del primer mundo, sino que su geografía ofrece increíbles locaciones que invitan a recorrer la provincia. Uno de estos íconos mendocinos es el monumento del Cristo Redentor. Esta impresionante estatua es obra del escultor Mateo Alonso, uno de los representantes más destacados de la escuela argentina. Nacido en el año 1878 y fallecido en 1955, Mateo Alonso tuvo una destacada labor docente y viajó por Europa para perfeccionar su técnica, lo que lo llevaría a la cúspide de su arte, encarnada en la obra del Cristo Redentor.

La estatua está emplazada en una base de granito de 6 metros de altura, y ella misma tiene 7 metros de alto. Fue terminada en 1903 y erigida en su locación actual en 1904. Actualmente se encuentra en las cercanías de las Cuevas, un pueblo de menos de 20 habitantes de población permanente, distante a 195 kilómetros de Mendoza, y 154 kilómetros de Santiago de Chile. La ubicación obedece a que este sitio era un transitado paso internacional entre Chile y Argentina, antes de que se inaugurara el Paso Internacional Los Libertadores.

La historia del Cristo Redentor nos cuenta que para su construcción se fundieron los cañones del Ejército de los Andes. Y el propósito fue plasmar la buena voluntad entre argentinos y chilenos, como bien lo expresa la leyenda que puede leerse al pie de la escultura: “Se desplomarán primero estas montañas antes que chilenos y argentinos rompan la paz jurada al pie del Cristo Redentor”.

Su construcción fue una verdadera epopeya en sí. Terminada de armar en 1903 en Buenos Aires, fue trasladada en tren hasta la ciudad de Mendoza, y de ahí hasta su ubicación actual a lomo de burro. El mismo Alonso supervisó personalmente su re-ensamblado, para asegurar el mejor resultado. En esos momentos, estaba en disputa el litigio de la Puna de Atacama entre ambas naciones hermanas, y se decidió apurar su inauguración como un gesto de fraternidad entre ambos países y una admonición para dirimir de manera pacífica cualquier disputa que pudiera surgir.

La estatua del Cristo Redentor pesa casi 350 toneladas. La base requirió un proyecto de ingeniería aparte, llevado a cabo por el ingeniero Juan Molina Civit, a fin de asegurarse de que pudiera resistir los implacables vientos de la cordillera. Sin dudas, un monumento histórico que enriquece las opciones para el turismo en Mendoza, y que nadie debería dejar de visitar.

Victor Tejerina
victor_tejerina@yahoo.com