Turismo micológico Segovia

por | 9 de septiembre de 2011

El turísmo micológico atrae a la provincia de Segovia multitud de visitantes, sobre todo procedentes de Madrid.  Este año alquilar una casa rural y dedicar un fin de semana a recolectar boletus, setas de cardo o niscalos,  puede salir un poco más caro. En algunas zonas será necesario la obtención, previo pago, de un permiso para la recolección micológica. Todo ello se engloba en el proyecto para la regularización y comercialización de los recursos micológicos de Castilla y León (MYASRC). El incremento de la presión recolectora, y la rentabilización de estos recursos son la causa de este plan. Hay que tener en cuenta que el incremento de recolectores viene acompañado en muchos casos de hábitos muy agresivos con los montes: recolección de toda la fructificación de setas silvestres comestibles y destrozo de las no comestibles; deterioros en el micelio de estos hongos por rastillado o al remover la cobertura vegetal del suelo; recolección de setas con tamaños muy pequeños, sin que se haya producido la dispersión de las esporas, impidiendo de esta manera su propagación.

Segovia tendrá dos Unidades de Gestión de Aprovechamiento Micológico (UGAM), donde será obligatorio la obtención de permisos:

La primera UGAM, denominada Sierra de Ayllón, estará formada por cuatro comunidades de propietarios: Villa y Tierra de Sepúlveda, Villa y Tierra de Fresno de Cantespino, La Divisa, Del Santo, y los  Ayuntamientos de: Ayllón, Boceguillas, Castillejo de Mesleón, Cerezo de Arriba, Cerezo de Abajo, Duruelo, Fresno de Cantespino, Riaza, Ribota y Santo Tomé del Puerto

La segunda UGAM, denominada Sierra de Guadarrama, agrupa los montes de utilidad pública situados en la provincia de Segovia y Ávila propiedad del Ayuntamiento de El Espinar,  la Comunidad Ciudad y Tierra de Segovia y el Ayuntamiento de Santa María de la Alameda.

El resto de montes seguirán siendo de libre recolección. La zona de Navafría, Pedraza, Prádena, Sotosalbos…donde se encuentra El Pajar de Pedraza,  están dentro de este territorio libre. Lo cual no implica que en todos estos montes no deban seguirse unas minimas normas que garantice la conservación de los recursos micológicos.