TREX Home, cuando la tecnología se convierte en un aliado del cuidador del enfermo de Alzheimer

por | 12 de mayo de 2011

En la actualidad, la enfermedad de Alzheimer es la causa de demencia más frecuente en la población anciana, representando entre el 50 y el 80% del total de las demencias. Por desgracia el Alzheimer todavía no tiene cura y con el tiempo el enfermo cae en un estado de imposibilidad de autosuficiencia para cuidar de sí mismo y los cuidados de otras personas son una medida vital para estas personas.

Por eso, el cuidador principal de una persona afectada de Alzheimer es, junto al enfermo, el que más sufre la enfermedad ya que es el testigo diario del desarrollo de la enfermedad con el desgaste psicológico y físico que provoca al ver en esta situación a un ser querido.

En las fases tempranas y moderadas de la enfermedad, caracterizadas por la pérdida de la memoria a corto plazo y la torpeza al realizar tareas motoras, el objetivo de los familiares y cuidadores es que el enfermo conserve la mejor calidad de vida posible en la casa habitual del enfermo siempre que el avance de la enfermedad lo permita. En esta etapa es frecuente que los enfermos se desorienten y se muevan con torpeza, por lo que se recomienda tomar precauciones.

Grupo Neat ha puesto en el mercado diferentes soluciones específicas tanto para enfermos de Alzheimer como para sus familiares y cuidadores. Nuestros productos pueden aplicarse tanto para su uso profesional, cuando los pacientes necesitan un cuidado más especializado como para su uso en la residencia habitual durante las primeras etapas de la enfermedad.

Dentro de nuestras soluciones queremos presentar el sistema Trex Home, ideado como una solución sencilla pero muy útil para el cuidador del enfermo de Alzheimer. El sistema se compone de un dispositivo inalámbrico y portátil de reducido tamaño, similar al de un móvil, que el cuidador siempre tiene que llevar consigo y de distintos sensores y detectores de fugas de agua, gas o humos.

A medida que avanza el grado de demencia, las secuencias motoras complejas se vuelven menos coordinadas, reduciendo la habilidad de la persona de realizar sus actividades rutinarias, el sistema TREX Home se adapta a las nuevas necesidades mediante la distribución por la vivienda de sensores adecuados que alertan en caso de que el enfermo provoque situaciones que puedan poner en peligro su integridad física. Ante cualquier alerta recibida por el sistema, el cuidador es informado inmediatamente en qué lugar del domicilio se encuentra el enfermo.

Para adaptarse a los diversos grados de demencia según la fase de la enfermedad, el sistema TREX Home puede ser tan básico o tan completo como requiera la etapa en la que se encuentre el paciente, por lo que se puede ir configurando según las necesidades de cada caso.

Así se puede instalar por ejemplo en una etapa inicial, un sensor de movimiento que avisara de posibles desorientaciones nocturnas mientras que en una etapa más avanzada podría llegar a ser necesario contar con un detector de apertura de puertas que avisase si el enfermo intenta salir de la vivienda de residencia.

Todos los dispositivos y sensores son inalámbricos, por lo que no es necesario realizar ningún tipo de obra en la vivienda, por lo que una vez que se tiene el TREX, el sistema empieza a funcionar de forma inmediata.