TPI: EL FUTURO DEL GOLF

por | 14 de abril de 2011

Desde hace poco tiempo y de forma vertiginosa, se ha instaurado en todo el mundo un nuevo concepto en el ámbito deportivo y especialmente en el mundo del golf: TPI. Titleist Performance Institute es un auténtico laboratorio del mundo del deporte, y plantean el aprendizaje del deporte a través de lo que denominan “un desarrollo atlético a largo plazo”. Su idea fundamental es muy sencilla: si los deportistas desarrollan su actividad de forma que su físico evolucione y no se resienta, se consigue que sean mejores deportistas y alargamos su vida deportiva. Esta premisa fue la idea original de Titleist, empresa fabricante de material deportivo, que intentando descubrir cómo mejorar sus ventas, se dio cuenta que si alargaban la vida del deportista era inevitable que éste siguiera comprando. Y se pusieron manos a la obra creando el TPI, que en la actualidad aplican en sus programas de tecnificación entidades tan importantes como la Real Federación Española de Golf, o los campamentos de verano Cursos Travel en su actividad golfística diaria, entre otros.

El sistema de trabajo que se aplica es tan sencillo que parece increíble que no se haya desarrollado hasta ahora nada igual, aunque no cabe duda que la inversión en investigación y conocimientos aplicados exige el más alto nivel técnico por parte de TPI. Se trata de realizar unos sencillos tests físicos, que ni siquiera necesitan un gimnasio ni aparatos específicos, los que nos darán un reflejo de la condición física de cada parte del cuerpo del deportista. A su vez, analizando el gesto técnico del deportista se detecta fácilmente cómo ciertos errores técnico coinciden con partes del cuerpo que presentan algún tipo de debilidad. A partir de ahí se trata de trabajar específicamente esa parte o partes del cuerpo con problemas, para que nos faciliten la ejecución de un movimiento técnico deportivo adecuado. TPI ha conseguido ser parte de la vida diaria de grandes golfistas profesionales y amateurs en todo el mundo, pero también trabajan en muchos otros deportes en los que se exige un gesto técnico de lanzamiento, como el fútbol americano, béisbol, etc.