Pisos en Valencia, una oportunidad si andamos con ojo

por | 14 de junio de 2011

La llamada crisis del ladrillo que sufre España ha dinamitado el sector de la venta de viviendas. Ya no se venden pisos, a pesar de que el ritmo de construcción se haya reducido radicalmente, el stock se acumula a la espera de un comprador. Siendo la costa mediterránea una de las zonas más afectadas, nos encontramos en grandes ciudades como en Valencia con pisos en venta a precios que hace apenas tres o cuatro años serán inimaginables. Pero la crisis es la crisis.

A pesar de todo, de todas las crisis los hay que saben sacar tajada. Depredadores que saben el momento adecuado para saltar sobre la víctima. Aunque, sinceramente, no es a ellos a quienes queremos hablar. Y no queremos porque ni necesitan nuestros consejos ni nos apetece dárselos.

Preferimos hablar a aquellos que están buscando una casa donde vivir, que bien residen en Valencia o tienen intención de cambiar su residencia a esta fabulosa ciudad del levante español.

Vamos a ser concisos: aunque sea una buena oportunidad para comprar un pisos Valencia, no todo son gangas, ni ofertas. Pero tampoco van a bajar los precios indefinidamente. Y aunque probablemente bajarán más quien necesite o quiere un piso ya, no puede esperar.

Así que pongámonos en situación: estamos buscando un piso en Valencia porque queremos irnos a vivir allí cuanto antes. Los requisitos de la vivienda en cuestión (números de habitaciones, situación…) lo pondrá cada uno según su gusto pero hay algo crucial y más o menos objetivo: el precio.

Un error es comparar lo que cuesta ahora un piso con lo que costaba hace un par de años. Así es probable que todos nos parezcan una ganga. ¡Pero no! Tenemos que fijarnos en los precios actuales, mirar cuánto cuestan otras casas con características parecidas y/o en la misma zona.

Es buen momento para comprar pero no todo son gangas y ofertas. Así que ojo y cuidado con lo que se compra.