No vale el desanimo o la huida, hay que emprender con fuerza e ilusión

por | 25 de abril de 2012

En un contexto en el que el presidente de Analistas Financieros Internacionales (AFI), Emilio Ontiveros, ha señalado que la entidad estima un crecimiento negativo del PIB en torno al 2,3% y una tasa de desempleo del 25% a finales de año, parece cada vez más complicado que los jóvenes españoles encuentren trabajo.

Ante ésta situación cada vez son más los jóvenes que tienes dificultades para encontrar un puesto de trabajo, y menos aún acorde a su formación,  algunos de ellos deciden ser emprendedores y montar su propio negocio o bien, buscarse la vida en otros países, Reino Unido, es uno de los favoritos.

Muchos jóvenes deciden viajar a Reino Unido sin trabajo o con alguno poco acorde a sus posibilidades y/o formación, con la intención de perfeccionar el idioma y conseguir un buen trabajo en el futuro, los puestos más comunes que suelen tener los primeros meses éstos jóvenes son puestos de camarero, puestos relacionados con la limpieza o el cuidado de los niños.

En el último caso, lo habitual es cuidar a los más pequeños a cambio de una pequeña cantidad de dinero, pero con derecho a alojamiento y comida en la vivienda familiar.

Lo cierto es que con muchas ganas e ilusión, jóvenes españoles emprendedores han conseguido llegar muy alto, algunos ejemplos destacados son:

Marta Rueda y Alberto Romero

Marta, una psicóloga y Alberto un diseñador gráfico unieron sus fuerzas para crear una marca de juguetes con contenido psicológico (muñecos para ayudar a niños con fobias y miedos) en 2008 cuando ambos tenían 21 años.

Jordi Alcáraz

No le gustaban los estudios, pero siempre organizaba los viajes a sus familiares y amigos a muy buen precio, por que comenzó a estudiar un módulo de administración y resultó ser el mejor de su promoción, fue entonces cuando entendió en qué debía centrar sus esfuerzos, con 17 años montó su propia agencia de viajes outlet.

Carlos García y Jorge Dobón

Estudiantes de administración de empresas de 21 años. Al parecer, cada vez que se juntaban planeaban montar un negocio juntos, pensaban en algo relacionado con la tecnología, con los móviles, con la electrónica… pero les surgió una oportunidad de negocio relacionada con los embutidos y el aceite, y no la dejaron escapar, su lema es: “no dejar pasar las oportunidades”

Éstos son solo algunos ejemplos de los muchos jóvenes emprendedores españoles que deciden arriesgar, dar el salto y tener su propio negocio.