Modernismo frente al mar: placer y cultura en la Costa Brava

por | 5 de enero de 2011

Esta ruta del modernismo catalán os llevará de paseo por los centros de verano de la burguesía catalana más famosos durante las primera década del siglo XX. Algunos de los nombres que más destacan en el modernismo catalán, especialmente en el campo de la arquitectura, son Antoni Gaudí, Lluís Domènech y Montaner, Josep Puig y Cadafalch o Rafael Masó.

Nuestra ruta tiene su punto de partida en la bella población de Blanes, en la cual se pueden contemplar las casas con formas singulares de los veraneantes, así como la original arquitectura que dejaron los indianos cuando volvieron de América. Encontramos, por ejemplo, la Casa Tordera, la Casa de l’Estrella, Can Alemany y Can Panxo Gordo, además de Casa del Pueblo, núcleo cultural y político de gran importancia antes de la Guerra Civil.

También, al salir del núcleo urbano por la carretera que va por la costa desde el final del paseo Marítimo, podemos ver tres jardines de visita obligada:

En primer lugar encontramos, conduciendo en dirección a Lloret de Mar, a mano derecha y a la altura de un mirador, el Jardín Piña de Rosa, con una impresionante colección de cactus. En segundo lugar, destaca el Jardín Botánico Marimurtra, uno de los más importantes de Europa, situado entre la Cala de Sant Francesc y Sa Forcanera. Y finalmente, antes de llegar a Lloret de Mar, hay el Jardín de Santa Clotilde, diseñado por el arquitecto Nicolau Maria Rubió y Tudurí. Mira apartamentos en la Costa Brava por esta zona si quieres conocer la región a fondo.

También es digno de ser mencionado Lloret de Mar, que tienen muchos representantes modernistas y más de 1.000 años de historia. Puig i Cadafalch o Enric Monserà son algunos de los arquitectos que construyeron obras arquitectónicas significativas, como la Capilla del Santíssim, la Iglesia de Sant Romà o el Santuario de la Mare de Déu de Gracia.

A continuación, también puedes visitar Tossa de Mar, a la que puedes llegar cogiendo la carretera GI-682, que tiene bellas vistas. El municipio de Tossa de Mar está rodeado de una de las murallas medievales de más importancia de Cataluña. Dentro encontramos el Museo Municipal, con obras de escultores y artistas como Marc Chagall, George Kars, André Masson o Oscar Zügel, que estuvieron en el pueblo. Aunque el principal componente modernista es la obra del arquitecto Antoni Falguera Casa Sans.

Sin embargo,Sant Feliu de Guíxols es la población con con una huella modernista más importante. . En este pueblo también se puede visitar el Casino dels Nois y la Casa Patxot, obra del arquitecto municipal General Guitart y Lostaló; la sede de “La Caixa” y Can Casas, obra de Rafael Masó, y el Panteón Casas, de Puig i Cadafalch.Además. siguiendo la carretera del litoral, que nace cerca del puerto y llega a la Playa de Sant Pol, podrás contemplar algún edificio del modernismo, como la Casa Estrada o la Torre de las Punxes.

Justo al otro lado de la playa hay una de las áreas míticas de la Costa Brava: S’Agaró. Se trata de una urbanización cerca del mar en la que el estilo noucentista se deja ver en varios edificios distinguidosaunque de clásica austeridad. Sobresalen, en particular, la Seña Blanca y el Hostal de la Gavina, obra de Francesc Folguera y Rafael Masó.

Finalmente, sin dejar la carretera de la costa, que pasa a ser la C-253, si se cruza Platja d’Aro, Sant Antoni de Calonge y Palamós puedes llegar a la cala de la Fosca, al norte de esta población, donde también hay algunas casas modernistas.