Mendoza, escenario mundial del turismo aventura

por | 2 de octubre de 2010

El turismo aventura se ha convertido en una actividad que cada vez convoca a más personas en todo el mundo. No solo se han desarrollado propuestas para familias con hijos pequeños, sino que cada vez más empresas optan por realizar excursiones de turismo aventura para fortalecer el espíritu de grupo y las relaciones interpersonales. Y la provincia de Mendoza en Argentina se perfila como uno de los destinos turísticos de mayor importancia mundial para el turismo aventura. Sus increíbles escenarios naturales se prestan de maravillas para las muchas variantes que este tipo de actividades ofrecen, y con grados de dificultad diversos. En definitiva, en Mendoza el turismo aventura se está comenzando a imponer por peso específico propio.

Uno de estos escenarios es el Cordón del Plata. Se denomina así a una parte de la Cordillera de los Andes que se asienta enteramente en la provincia de Mendoza, especialmente sobre los departamentos de Tupungato y Luján de Cuyo. Se trata en su mayoría de cumbres de gran altura, de más de 4.000 metros, entre las cuales se encuentra el pico máximo del continente, el monte Aconcagua, con casi 7.000 metros, el Pico Plata, de 5.900 metros y el Cerro el Plata de 6.050 metros.

Es evidente que la zona presenta sitios ideales para hacer rapel –escalada con sogas-, o andinismo, siendo el platillo principal de esta propuesta la escalada al cerro Aconcagua, reservada solo para los más expertos. Además se puede practicar mountain bike a lo largo de las escarpadas laderas, o cabalgatas. De esta manera, es posible organizar excursiones a caballo de varios días de duración, durante las cuales hay que dormir bajo las estrellas y conquistar la escarpada geografía local.

Además, el Cordón del Plata ofrece una multitud de arroyos, ríos y lagos, ideales para la práctica del rafting, el kayakismo o la pesca deportiva. Dos importantes ríos corren en esta zona: el Mendoza y el Tunuyán, ríos que pueden llegar a ser caudalosos y agresivos en ciertos tramos, o mansos cursos de agua que se prestan para las primeras aventuras acuáticas. Justamente, Mendoza es muy codiciada como sitio para la práctica del rafting porque ofrece una amplia variedad de locaciones para su práctica, desde parajes muy tranquilos para principiantes, hasta sectores considerados imposibles para la navegación, reservados solo a los más avezados deportistas. En definitiva, en Mendoza el turismo aventura provee gran cantidad de alternativas, para todos los gustos y presupuestos.

Victor Tejerina
victor_tejerina@yahoo.com