Madrid, la ciudad del ocio

por | 17 de mayo de 2011

Algo esencial si piensas quedarte en la ciudad a pasar unos días es encontrar un buen hotel barato en Madrid y así poder disfrutar de todo su encanto y belleza sin preocupaciones.

Cuando el turista llega a la ciudad en Madrid percibe dos elementos: su dinamismo y el terreno cosmopolita único de una capital, pero también una clara esencia de villa castellana, que lo hace más afín y entrañable. Una Madrid llena de vida, de la que sus ciudadanos se sienten especialmente orgullosos, y no es para menos.

Malasaña, Salamanca, El Retiro, Lavapiés, Austrias… Cada uno de los distritos que forman Madrid son como un gran pueblo con vida propia, rasgos propios, gente propia. Diversión desde que amanece hasta que se pone el sol, para madrugadores y trasnochadores.

La oferta turística es infinita. Madrid ofrece innumerables alternativas para tipo de visitantes y habitantes, que conviven unidas en teatros, restaurantes, plazas y rincones. Lo que está claro es que en Madrid se apuesta por la buena vida.

Monumentos, patrimonio y arte en Madrid

Desde la majestuosidad del Paseo del Prado hasta las recatadas galerías vanguardistas, Madrid es una capital en la que el arte tiene mucho más que un espacio propio. No hablamos sólo de museos y similares, sino de edificios que ya son en sí una auténtica obra de arte.

El Museo Reina Sofía, el Museo Thyssen u otras alternativas más vanguardistas como la Casa Encendida o la galería IvoryPress, son posibilidades que se adaptan a los gustos particulares de cada visitante. Si te atrae el arte, te recomendamos que compres la “Madrid Card”, una tarjeta que te dará acceso a más de 50 museos y centros de ocio con útiles ofertas.

Pero además de los museos no debes olvidarte de monumentos de visita imprescindible, como el Palacio Real, la catedral de la Almudena o el Teatro Real, edificio que muestran la majestuosidad que tuvo la ciudad en la antigüedad y que todavía sigue conservando ahora.

Plazas, gastronomía y vida diaria en Madrid

Si hay algo que llama la curiosidad a la mayoría de viajantes que asisten a la capital madrileña es la gran cantidad de plazas que tiene Madrid. La famosa plaza del Sol o la Plaza Real se miden en hermosura con pequeñas plazas ocupadas por terrazas y ese atmosfera de café tan típico de Madrid. Eso sí, si quieres experimentar el ritmo más exaltado de Madrid, debes visitar la Gran Vía, la calle central de Madrid en la que encontrarás los edificios más representativos.

Y como la cúspide de tu viaje, tienes que probar la gastronomía de la capital. La ciudad es uno de los mejores referentes de la popular cocina española. La tortilla de patatas, el jamón serrano, las patatas bravas o los calamares a la romana pueden deleitarse en bares y restaurantes que podrás encontrar en casi cualquier rincón. Porque si de algo puede presumir Madrid es de saber como disfrutar de la vida.