Los microemprendimientos tienen un valor añadido, tú.

por | 17 de septiembre de 2011

No se necesita una fuerte inversión para montar un negocio. Algunos descartan sus ilusiones de emprender desde el principio. La cuestión está en demostrarse a uno mismo que el negocio es rentable en pequeña escala. Una vez que la rentabilidad es un hecho, solo hay que escalar el servicio, invertir más según vayan creciendo los beneficios. Así se empiezan los microemprendimientos, para luego poder ser negocios de mayor envergadura.

 

Los microemprendimientos se caracterizan por:

 

1) Se puede empezar un pequeño negocio con poco capital, sobretodo si se da un servicio donde el valor real es el conocimiento.

 

2) Para poder tener éxito con los microemprendimientos se debe tener conocimiento del mercado. Lo mejor es empezar con una necesidad que se ha visto de primera mano y satisfacerla.

 

3) Siempre hay que estar capacitándose porque vivimos en un mundo muy competitivo.

 

4) Hay que ser persistente en la idea de negocio.

 

5) Es necesario identificar aquellas personas que pueden necesitar de nuestro servicio. Analizar sus necesidades y elaborar una estrategia para que nos compren a nosotros.

 

Al final, no es tan importante la idea de negocio, sino la forma de llevarla a cabo. A lo largo de los tiempos se ven muchos negocios basados en buenas ideas que fracasan por el método usado. Y malas ideas que son rentables porque quién la lleva a cabo, aporta relamente un valor añadido a los demás, haciendo la idea válida para la creación de un negocio.

Demostrarnos que la idea es rentable es lo que nos hará creer en nosotros. Los microemprendimientos son una forma muy efectiva de crear valor y negocio. Puedes aprender más sobre el tema en microemprendimientos, donde verás muchos ejemplos para darte ideas de negocio para microemprendimientos.