Le Mans Series: Primera Victoria de Peugeot y Gené

por | 14 de abril de 2008

La primera carrera de la temporada de Le Mans Series sobre el trazado de Barcelona se anunciaba intensa. ¡Lo fue! Estos 1.000 kms dieron como vencedores al dúo del equipo Peugeot Total, Gené-Minassian, al volante del 908 HDI FAP.

Bajo la mirada de Jean-Philippe Collin, Director General de Automóviles Peugeot y más de 28.000 espectadores, los dos Peugeot 908 HDi FAP del equipo Peugeot Total se situaron sobre la primera línea de salida con hambre de victoria.

Después de la salida, el n°8 pilotado por el portugués Pedro Lamy conservaba la ventaja de la pole posición conseguido por Stéphane Sarrazin el sábado y mantenía una ligera ventaja sobre la competencia, entre la que se encontraba el otro 908 de Nicolás Minassian, quien empezó la carrera de forma tímida. “Me ha sorprendido la aceleración de Pedro al principio”, comentaba Nicolás Minassian. “Metió gas muy temprano y me quedé en 4ª posición”. El piloto francés se apoderaba muy rápidamente de la 3ª plaza y se lanzaba a un duelo con Allan Mc Nish sobre el Audi N°1. Después de pasarlo en la vuelta número 13, Minassian encontraba hueco y comenzaba a recortar sus 7 segundos sobre el otro 908 de Pedro Lamy, “maltratado” por el tráfico en pista. Una vez que los dos Peugeot ya estaban a la misma altura, un safety interrumpía su duelo y permitía a McNish volver a encabezar la carrera. Stéphane Sarrazin estuvo a punto de adelantarle en algunas ocasiones, pero en la vuelta 42 fue embestido por un Aston Martín. “Verdaderamente no comprendí la maniobra de McNish”, subrayaba Stéphane. “Creí por un instante que tenía una avería ya que frenó muy fuerte en un lugar no habitual, así que tuve que frenar a fondo y el Aston Martin de Enge no me pudo evitar”. El 908 HDi FAP N°8 tuvo que pasar por los boxes para cambiar al difusor y perdía 11 vueltas, con lo que perdió toda esperanza de victoria.

Nuevo incidente en la vuelta 55, esta vez con el español Marc Gené, que despegaba a casi un metro del suelo sobre un vibrador. “No nos entendimos bien con un coche retrasado. Intentando evitarlo, despegué sobre un vibrador y caí violentamente. ¡Pensaba que el coche se había roto! ¡Lo confirmo, los 908 son de una robustez increíble!”. Dos vueltas más tarde, Marc Gené se colocaba en cabeza de carrera, tras el problema mecánico del Audi N°1. El resto de la carrera del Peugeot N°7 se desarrolló sin problemas, con regularidad en los tiempos y una perfecta gestión de la carrera. Sin embargo, a 10 vueltas del final fue necesario un cambio de piloto ya que Marc Gené tenía problemas físicos en su pierna derecha, y fue por lo tanto Nicolás Minassian quien atravesó la meta como vencedor.

Del lado del N°8, ambos pilotos, Pedro Lamy y Stéphane Sarrazin, encadenaron los mejores cronómetros antes de ser, de nuevo, víctimas del tráfico. “He sido tocado en la parte trasera izquierda por otro coche”, explica Pedro Lamy. Tuvo que pasar de nuevo por los boxes para cambiar el capo y el dúo franco-portugués terminaba así la carrera en la 12ª plaza, con la mejor vuelta en carrera como premio de consolación.

Michel Barge: « Es una espléndida victoria por varias razones. En primer lugar, por Marc Gené, que hace mucho por el automovilismo catalán, y por Nicolás Minassian, que estuvo fenomenal. Luego, pudimos verificar la competitividad de nuestros coches frente a los Audi, que se incorporan a este campeonato».

Marc Gené: « Estoy muy contento ante todo de haber ganado en Cataluña. Además, le doy las gracias a Peugeot por este coche tan competitivo y robusto. El único problema mecánico estuvo al final de carrera, con un problema personal de hormigueo en la pierna derecha que finalmente me forzó a ceder el volante a Nicolás durante las últimas vueltas ».