La cirugía de mentón

por | 6 de enero de 2011

También conocida como mentoplastia, este procedimiento ofrece la posibilidad de mejorar la forma de la mandíbula.

La operación de mentón es un procedimiento quirúrgico que puede mejorar la forma de la mandíbula o mentón en personas que tienen muy retraída esta parte del cuerpo, lo cual da más fuerza a la personalidad y le da armonía al rostro.

La cirugía de mentón puede combinarse con otras cirugías plásticas faciales, como la cirugía de nariz y la de papada, para afinar el rostro y darle mayor armonía. En ciertas ocasiones el cirujano plástico puede recomendar la rinoplastia en conjunto con la cirugía de mentón para poder lograr una buena proporción facial.

¿En qué consiste la mentoplastia?

Este es un tipo de cirugía plástica que requiere solamente 30 minutos y puede realizarse con anestesia local más una sedación, lo cual ayudará al paciente a estar más relajado. El proceso es ambulatorio y se lleva a cabo mediante una incisión debajo del mentón. Se hace una bolsa para colocar un implante de silicona y así se aumenta la proyección del mentón.

Para cualquier tipo de cirugía es necesario evaluar el estado de salud del paciente como requisito preoperatorio. Se determinará el tamaño de la prótesis a través de un estudio sobre una foto de perfil del paciente o sobre una radiografía.

La prótesis mentoniana

Para la cirugía de mentón hay varios tipos de prótesis o implantes; algunos de ellos pueden fijarse mediante tornillos directamente al hueso, lo que hace que queden más firmes. Otras prótesis son fijadas solamente mediante suturas.

Comúnmente las prótesis son de silicona sólida y las hay de diversos tamaños así como proyección hacia delante. Las prótesis más tradicionales son las anatómicas y las cóncavas. Éstas últimas tienen el objetivo de aumentar y definir el contorno del mentón únicamente, mientras que las prótesis anatómicas poseen extensiones laterales para aumentar el tamaño del mentón y definir más el contorno mandibular así como la quijada.

Complicaciones de la cirugía de mentón

Los riesgos son desde complicaciones postoperatorias, por ejemplo mala cicatrización, seroma, necrosis en la piel, etc., hasta graves y mortales complicaciones como mala reacción a la anestesia, coágulos sanguíneos que pueden migrar al corazón, bloqueo de la arteria pulmonar, etc.

Dichos riesgos pueden reducirse a través de medidas adecuadas y con el cumplimiento de ciertas normas y requisitos, por ejemplo estudios prequirúrgicos, indicaciones pre y posquirúrgicas, instalaciones quirúrgicas adecuadas, historia clínica del paciente, cumplimiento de las indicaciones del cirujano plástico después de la cirugía, etc.