Historia de las apuestas deportivas

por | 1 de enero de 2008

Las apuestas deportivas comenzaron a mediados del siglo XIX pero alcanzaron su popularidad con las carreras de caballos en Estados Unidos en el año 1900 aproximadamente. A estas carreras al principio solamente acudía gente de clase alta pero después de la Guerra Civil los hipódromos empezaron a recibir a gente de todas las clases a las que les gustaba apostar.

Al principio los corredores de apuestas introdujeron las combinaciones de apuestas pero si el caballo favorito no estaba en estas combinaciones las gente no apostaba y acababan perdiendo dinero. Fue entonces cuando se comenzó a apostar a un solo caballo y el precio de la apuesta iba variando según el número de gente que apostara a un mismo caballo. Esta forma es la misma que se sigue usando hoy día aunque las carreras de caballos ya no tienen tanta popularidad como antes.

En el año 1920 ya había más de 300 casas de apuestas con cientos de corredores que se encargaban de gestionar las apuestas y enviarlas usando telegramas.

Más tarde empezaron a aparecer las ligas profesionales de deportes como el baseball, baloncesto y fútbol sobre las cuales se volcaron de pleno las casas de apuesta y los jugadores. Hoy día las apuestas deportivas de baseball, baloncesto y fútbol son las que más gustan a la gente y a diario se realizan cientos de miles de apuestas en todo el mundo a través de las apuestas deportivas online.

En España las apuestas deportivas de fútbol son sin duda las favoritas de todos y en partidos de liga importantes como por ejemplo un Madrid-Barça se llegan a mover cientos de miles de Euros en apuestas en un solo partido.

Los jugadores profesionales usan algunas técnicas como el arbitraje de apuestas para obtener beneficios seguros apostando a ambas partes en el tenis y fútbol para hacer apuestas seguras y así asegurarse un beneficio.