Descubre como la Jardinería es Vida

por | 1 de julio de 2010

El trabajo en el jardín reduce el estrés y es “terapeútico”. No en vano, el cuidado de jardines es habitual en la rehabilitación de pacientes con problemas de droga o de sociabilización, en lugares para personas con discapacidades físicas, de ataques cardiacos o las instituciones que laboran con personas con retrasos mentales.

Nosotros cuidamos el jardín y él nos cuida a nosotros

Muchos estudios científicos señalan sus efectos sobre la salud: disminuye la presión arterial, ayuda el funcionamiento del corazón, relaja los músculos, reduce el estrés, da nuevas energías y ayuda a darle una nueva mirada a las cosas.

Se ejercitan los grupos musculares más importantes de nuestro cuerpo, los que queman más calorías. Así, piernas, glúteos, hombros, estómago, brazos, cuello, y espalda se ven sometidos a sesiones de gimnasia. Cuidar el jardín también aumenta la flexibilidad y refuerza las articulaciones.

Sin embargo, como con cualquier otro evento físico, es la actividad tranquila y practicada en forma regular la que proporciona los mayores beneficios. Ve lento al principio para ir ganando en resistencia con el tiempo.

Medidas de Cuidado
Para trabajar el jardín, es deseable protegerse la piel de los rayos ultravioletas del sol. Se evita trabajando en el jardín por la mañana temprano o al atardecer. Toma mucha agua, refréscate incluso por encima, usa ropa clara y ligera, crema protectora y sombrero.
Las manos cuídalas usando guantes. Por ejemplo, por el manejo de plantas con espinas o urticantes, cuando metas las manos en tierra, cuando eches abonos, etc.
Recuerda que en el suelo viven las bacterias del tétanos. Los guantes de látex, tipo quirúrgicos, son adecuados para quien le gusta el tacto de la tierra, pero no quiere correr riesgos.
Adquiere unos guantes cómodos, duraderos, adecuados para la tarea que vayas a realizar y sobre todo, que se ajusten bien a la mano. Los hay para hombres y para mujeres.

La jardinería y los mayores de edad
* Como se pierde vista con la edad, se pueden usar herramientas de colores llamativos o pintarlas. Emplear semillas grandes y aprender a reconocer las plantas por su tacto y olfato.
* Construir caminos suaves y solidos para recorrer el jardín.
* Los arriates elevados del suelo resultan más cómodos para cultivar.
* Para problemas de Alzeimer, puede simplificarse el jardín con menos plantas.
* Evitar el uso de herramientas pesadas.
* Dedicar más tiempo al jardín para no tener tanto apuro y poder hacerlo todo con mayor calma.

Estudios científicos han demostrado que se mejora la calidad de vida de las personas, sin importar su edad, sexo, estado de salud ni condición social cuando ellas están en contacto con la naturaleza. Hoy en día, cuando cada vez más se nos condiciona al mundo de la civilización, a la tecnología y la globalización; tener una actividad al aire libre, cercano a nuestro hogar y en torno a nuestras familias; claramente es un bien a nuestra vida.

Para más información visita www.mibonitojardin.com