Deportes extremos y aventuras

por | 11 de septiembre de 2010

Mendoza es una provincia argentina que ha crecido enormemente como destino turístico en los últimos años, en parte porque el gusto de la gente ha ido variando. La idea más difundida ahora no sólo es conocer espectaculares lugares, como los muchos que Mendoza tiene para ofrecer, sino también dedicarse a los hobbies, pasatiempos o deportes extremos. El turista no solo busca ver pasivamente los paisajes, sino que quiere participar, practicar deportes y estar más estrechamente en contacto con la naturaleza. Y por eso vacaciones en Mendoza es la propuesta indicada para este tipo de visitantes que aman los deportes extremos y las actividades al aire libre.

No en vano Malargüe es conocida como la capital del turismo aventura. Distante a sólo 188 kilómetros de Mendoza Capital, la gama de posibilidades que esta ciudad ofrece para la práctica de los estas actividades es increíble. En este departamento, fundado en el año 1886 por Rufino Ortega podemos encontrar encantadores parajes naturales que son el escenario ideal para cabalgatas, travesías de mountain bike, rappel, o pesca deportiva. A unos 45 kilómetros de Marlargüe está el poblado de Las Molles, con sus piletas de aguas termales naturales. En esta misma locación también se practica trekking y rafting. En Las Molles, asimismo, se pueden organizar cabalgatas, y conocer lo que es un fogón, y la tradicional mateada argentina.

Muy cerca de aquí, se encuentra la mítica laguna de La Niña Encantada. Los Huarpes, tribu originaria del lugar, consideraban a sus aguas prístinas, como un sitio sagrado. La leyenda relata que una hermosa aborigen hija del cacique de nombre Elcha se había enamorado de un plebeyo. Como su romance no era aprobado, los jóvenes huyeron. Fueron perseguidos sin descanso, hasta que los alcanzaron a orillas de esta laguna. Los jóvenes, quienes no se darían por vencido sin luchar por su amor, no dudaron en lanzarse desde un risco a las frías aguas de la laguna, para no volver a ser encontrados nunca jamás.

El Pozo de las Ánimas es otro sitio espectacular. Aquí la erosión ha creado un pozo de unos 80 metros de profundidad, en cuyo fondo puede verse un lago. La zona sigue desprendiéndose, aún hoy, y para evitar accidentes se han colocado unas barandas, a fin de evitar que algún desprevenido se caiga por este enorme y misterioso hoyo.

Estas son solo algunas de las atracciones de Mendoza para el turismo aventura. La provincia brinda una completa paleta de actividades culturales y deportivas para el viajero, garantizando que las vacaciones en tierra cuyana sean una de las experiencias más hermosas y memorables para los turistas.

David Semansky
davidsemansky@yahoo.com