Decálogo

por | 28 de diciembre de 2010

Si eres fanático del fútbol hay 10 cosas que no puedes dejar de hacer.

En primer lugar: no puedes dejar de ver al menos una final del campeonato del mundo. Dado que las entradas a este evento suelen tener un coste elevado, permitiremos que veas el encuentro por televisión.

En segundo lugar: debes ser fanático de un solo equipo de fútbol durante toda tu vida. No vale que cambies de equipo, ni siquiera una sola vez… Entendemos que el equipo al que seguirás seguramente vendrá asignado por algún familiar como tu padre o tu abuelo, por lo que apelamos a que puedas mantener tu fidelidad hasta el final de tus días.

En tercer: lugar acompañarás a tu equipo siempre. Tanto en las buenas como en las malas, cuando goce de salud o cuando esté pasando por una enfermedad, hasta que la muerte os separe. De ninguna manera se permitirá que un eventual amante aunque se convierta en tu marido o tu mujer, te aparte del equipo de tus amores.

En cuarto lugar: debes, al menos, ver un partido de tu equipo en el campo de fútbol mismo.

En quinto lugar: Esta regla es para los fanáticos del buen fútbol de grandes equipos como, por ejemplo, el Barcelona. Si no eres fanático de este equipo pero eres un apasionado del fútbol en su mayor expresión se te permitirá comprar entradas barça.

En sexto puesto: se encuentran los torneos regionales como la Europa League. Si eres fanático de un equipo que no ha clasificado para este torneo se te permitirá poner tu corazón, momentáneamente, a latir por otro equipo. Una buena recomendación para no morir de taquicardia es que elijas un equipo de buen desempeño.

En séptimo puesto: se encuentra la asistencia a un partido del torneo local. Para los fanáticos del barça ya están las entradas barcelona a la venta. Y para los fanáticos de otros equipos que quieren pasar un excelente momento también se encuentran las entradas a la venta.

En octavo puesto: se encuentra el aliento a tu equipo. Todo fanático debe, al menos, conocer 3 cantos de aliento y gritarlas lo más alto posible.

En noveno lugar: la adquisición de, al menos, una camista de tu equipo. Puedes utilizarla para asistir al campo de fútbol. Si no puedes concurrir a los partidos por alguna razón, se permite el uso de las mismas frente al televisor.

En décima posición: se localiza el permiso para el uso de la camiseta para irse a dormir. Esto sucederá solo cuando la camiseta ya no pueda ser utilizada para salir a la calle ya sea porque has crecido tanto que ya no te entra o porque la has lavado tantas veces que ya no se sabe qué prenda es.