De qué manera podría ser tú día a día

por | 3 de junio de 2011

Te desperezas por la mañana. Te espera todo un día rebosante de ajetreo y trabajo duro. Des de primera hora, la tensión se apodera de ti. Te tomas un café rápidamente, te lavas la cara y sales corriendo de casa. Tienes que coger ese tren, justo ese. Si coges el que viene cinco minutos más tarde, llegarás cinco minutos tarde al trabajo. Cinco minutos más son cinco segundos más que permanece la mala mirada de tu jefe. Inicias tu jornada laboral, pero todavía hay más en tu mente.

Tu puesto de trabajo no es el mejor de la Tierra. De este modo, quieres ganarte un merecido ascenso. Así que hace unos meses empezaste un máster en una conocida universidad en el centro de tu ciudad. Cuando finalices de trabajar tendrás que correr otra vez. Y tendrás que coger ese tren, el que te lleva puntual a la clase. Es casi medianoche y entras por la puerta de tu casa, cada día lo llevas peor. 15 horas de aquí patra allá sin parar con un omnipresente estrés en tu garganta y estómago. Al reloj parecían salirle dientes y te mordisqueaba ferozmente la muñeca.

Hay un mundo de master mba a distancia que te está esperando No deberíamos poner palos a nuestras propias ruedas. No siempre es posible hacer varias cosas a la vez. Y si vives en a, trabajas en b, y encima estudias en c, ni es posible, ni es bueno para tu salud. Debemos aprovechar la calidad que rebosa la presente oferta formativa a distancia. Trabaja, estudia también, pero lleva un día a día lo más flexible y adecuado para tu salud. Se puede.