Visitar el Palacio de Versalles

por | 6 de junio de 2017

A pocos kilómetros de París, el Palacio de Versalles es uno de los más bonitos y conocidos de todo el mundo, un símbolo de la riqueza y el poder de las antiguas monarquías europeas. Desde 1979 está declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Puedes aprovechar una escapada a París para visitarlo.

El Palacio de Versalles se construyó en varias etapas sobre un antiguo pabellón de caza de Luis XIII. El responsable de su transformación fue Luis XIII que quería trasladar la Corte para controlarla mejor, lejos de los problemas de París. Hasta la Revolución Francesa, Versalles fue la residencia de los reyes franceses y cada uno de ellos contribuyó a embellecer aún más el palacio.

Del total de 700 habitaciones del palacio, sólo unas cuantas están abiertas al público, todas ellas convenientemente restauradas para mostrarlas con el lujo y las decoraciones originales. Entre las estancias más importantes de las que se pueden visitar están los Grandes Aposentos del Rey y la Reina y la Galería de los Espejos.

Los jardines, con más de 8.000 hectáreas, son también impresionantes. Son de estilo clásico, con caminos marcados, espacios ordenados, parterres, setos, árboles y cientos de esculturas, fuentes y estanques. Lo cierto es que son tan grandes que es prácticamente imposible visitarlos por completo en un día. Por ello hay coches eléctricos y bicicletas que se pueden alquilar para recorrerlo.

El conjunto del Parque y Palacio de Versalles incluye, además del propio palacio y los jardines, los palacios del Pequeño Trianón y Gran Trianón. Puede visitarse todos los días de la semana a excepción de los lunes, cuando permanece cerrado. Los horarios varían según la temporada y hay diferentes tipos de entrada disponibles. La visita al parque y los jardines puede efectuarse de forma gratuita a excepción de algunos días en verano, especialmente los festivos.

Para llegar en tren desde París hay que tomar la línea C de RER y bajarse en la parada Versailles Rive Gauche. También se pueden utilizar los trenes SNF, en cuyo caso las paradas serían Versailles Chantiers o Versailles Rive Droite.

El Palacio de Versalles es uno de esos lugares que no pueden faltar en la lista de ningún viajero aficionado al turismo urbano.