Vacaciones para rejuvenecer

por | 18 de septiembre de 2010

Muchas personas, presas de la ansiedad de querer conocer múltiples destinos turísticos en muy poco tiempo, se embarcan en esos tours que cubren en tiempo récord gran cantidad de lugares y hasta de países. Así, como dice un viejo chiste, es posible irse a dormir en un país y amanecer en otro. Pero ¿cuál es el sentido de tal viaje? Conocer, es cierto, pero esto solo puede hacerse de manera superficial. No es posible de ninguna manera pasar uno o dos días en un lugar y decir que uno se ha empapado a fondo de su cultura y su gente. Otros viajeros tienen una idea muy distinta de lo que son las vacaciones, y tratan de aprovechar lo máximo de ellas para mejorar su salud y su estado general, rejuvenecer y sacarse el stress de la sedentaria vida diaria. Para esta clase de personas, las vacaciones en Mendoza serán ideales.

La calidad de las aguas termales de Mendoza hace que las termas cuyanas sean altamente valoradas por quienes conocen bien las propiedades curativas de estas aguas. Las aguas termales han recibido una alta concentración de minerales, gracias a los sucesivos filtrados que han sufrido a lo largo de millones de años. Son aguas de manantiales subterráneos, que, gracias a la temperatura de las capas de magma terrestre, pueden alcanzar una alta temperatura que ronda por lo general entre los 30º y los 50º C. Los romanos conocían bien el poder curativo de estas aguas que relajan, quitan el stress y evaporan en un segundo cualquier tipo de preocupación que quien las visita pueda tener. Sus minerales son altamente beneficiosos para las articulaciones, músculos tendones y sistema óseo en general. Y uno de los efectos más notorios que sus adeptos manifiestan tener es un inmediato efecto de rejuvenecimiento, un mejoramiento del estado general de salud, la tonicidad de la piel y la oxigenación de la sangre.

En Mendoza hay excelentes aguas termales. Las Termas de Cacheuta pueden ser disfrutadas todo el año. Tan solo 38 kilómetros separan la ciudad de Mendoza de este increíble lugar situado a 1245 metros sobre el nivel del mar. La temperatura de sus aguas alcanza los 50ºC, en un espacio que merced a las condiciones únicas de su topografía goza de un microclima sumamente benigno todo el año. Los Molles también son otra fuente de aguas termales que se encuentran a poca distancia de Mendoza, solo 65 kms, en el departamento de Malargüe. En consecuencia, es posible buscar alojamiento en Mendoza y realizar miniexcursiones a  estos lugares paradisíacos, mientras se disfruta de una ciudad increíble como es Mendoza Capital.

Javier Kravalosky
javierkravalosky@yahoo.com