Una misma familia con aportes diferentes

por | 14 de noviembre de 2010

Sería lógico pensar que entre Gran Bretaña y Estados Unidos existen lazos de unión indiscutidos, provistos de los genes del pasado y ampliados con las relaciones presentes y del futuro. Con el inglés como idioma de base se puede hablar con propiedad en uno y otro lugar, aunque es natural que existan diferencias de estilo, pronunciación y frases especiales. Los Vuelos a Nueva York y Vuelos Londres se encuentran interconectados para que puedas disfrutar de las similitudes y diferencias.

Igual que un padre y un hijo, Londres y Nueva York mantienen una herencia imborrable pero a la vez personalidades muy propias forjadas por los nativos y extranjeros que han amalgamado la cultura actual. En Londres podrás encontrar con facilidad asiáticos y personas de las colonias que usaban tener, mientras que en Nueva York es más evidente la diversidad de género propia de un puerto importante de entrada a América del Norte. Esto les ha permitido contar con pequeños nichos de barrios y costumbres focalizadas para no perder su pasado inmediato.

Si deseas incursionar en estas ciudades gigantes en espíritu y genialidad, mezcla cultural y posibilidades de convivencia, las aerolíneas que las frecuentan regularmente podrán convertirse en tu mejor guía y soporte. Ellas han volado y surcado sus espacios aéreos con tal propiedad como los habitantes de sus tierras, han sido por escalas sus visitantes y en otras oportunidades sus ciudadanos, de tal forma que te pueden no solo llevar sino asesorar sobre los mejores lugares a visitar, los errores que no debes cometer, y las oportunidades que es mejor aprovechar.

Londres y Nueva York comparten sonidos musicales e intercambian nuevas fusiones, la gran mayoría de sus habitantes tienen familiares del otro lado con quienes mantienen contacto, se deslumbran de vez en cuando con sus propias particularidades, edificios altos, la bolsa de valores, las épocas de invierno y verano, los grupos musicales que muchas veces se confunden, el amor propio y el cariño mutuo. Si visitas una de las dos ciudades no te puedes perder de la otra, para complementar tu viaje.