Sellos de caucho, resolviendo dudas.

por | 18 de octubre de 2018

Si estas pensando en empezar un negocio, seguro que necesitas un sello de caucho.

Los sellos de caucho son una de esas cosas que todo el mundo conoce y que nadie le da demasiada importancia, hasta que llega el momento de hacerse con uno. Entonces nos pueden surgir muchas dudas: ¿manual o automático?, ¿color de tinta?, ¿contenido del texto?, son las típicas preguntas que se hace uno cuando decide solicitar un sello de caucho personalizado.

Despejando dudas….

Bien, pues entre manual y automático no debería existir demasiadas dudas. El automático tiene demasiadas ventajas sobre el manual como para descartarlo. Su uso es cómodo, nos despreocupamos de entintarlo, es limpio, la estampación es de calidad, fácil de transportar, y su precio no es muy diferente de un manual, si tenemos en cuenta que el manual requiere de una almohadilla de entintado a parte.

En relación al color de tinta, lo más habitual es de color azul, aunque también puede ser una opción el negro, rojo o verde. Existen opciones especiales para aplicaciones concretas como por ejemplo sellos para ropa con tinta textil.

El contenido del texto ya depende de la aplicación del sello. Si es para un tema fiscal pues es importante que aparezca el nombre de la empresa, su CIF y dirección fiscal. Si eres un autónomo, para que fiscalmente tenga valor debe aparecer tu nombre y el NIF, no vale poner solo un nombre comercial y el NIF.

Existen diferentes tamaños y formas, rectangulares, cuadrados, redondos, ovalados, y elegir entre uno u otro también depende del uso y de estética. Los más habituales son los sellos de caucho rectangulares de tamaño medido, entre 45×16 y 60x30mm.

Si decides poner un logotipo deberás optar por un tamaño algo mayor para evitar que la letra quede demasiado pequeña. Recuerda siempre la finalidad del sello, estampar los datos de la empresa o tu negocio para que se pueda leer, si no se entiende o queda poco claro no será útil. Un tamaño recomendable para la letra es 8pt o 9pt. Tampoco es bueno abusar de texto en negrita y mucho menos si utilizamos una tipografía comprimida.

El mantenimiento de tu sello de caucho

Si su uso no es muy intensivo puedes tener sello para muchos años. Lo más importante es tenerlo en un lugar fresco, alejado de fuentes de calor y de luz. Un sello de caucho en una ventana a pleno sol o sufriendo de lleno el aire acondicionado esta condenado a quedarse sin tinta en poco tiempo. También si el uso es exporadico tenerlo en la posición de bloqueo donde el caucho no toca la almohadilla de tinta alargará la vida útil de esta ultima. Si te quedas sin tinta, puedes recargar añadiendo tinta pero hay que asegurarse de utilizar la adecuada, de lo contrario la almohadilla puede quedar inutilizada.

En definitiva…

Si emprendes un negocio el sello de caucho es necesario para muchas tareas cotidianas, facturas, albaranes, recepcion de mercancías, entrada de documentos, etc… son algunas de las muchas aplicaciones que tiene. Recuerda, la almohadilla es el cajetín donde esta la tinta, el caucho es la goma donde esta marcado el texto que se estampa en el papel, y el estampador es el mecanismo que hace el trabajo.

Fuente: www.intersello.com