San Rafael, unas vacaciones soñadas

por | 13 de septiembre de 2010

San Rafael es uno de los departamentos provinciales más pintorescos y con más lugares de interés turístico para visitar. Distante a unos 234 kilómetros al sur de la ciudad capital, se ha convertido en los últimos años en una visita obligada para el turismo en Mendoza, con un enorme crecimiento económico basado en un desarrollo sostenido de las agroindustrias, aunque conservando ese espíritu de tranquilidad de las villas mendocinas. La ciudad de San Rafael es una de las más bellas. Aquí también se ha apelado a la construcción de acequias para lograr el riego necesario para combatir el clima semi árido de la región, pues su tasa de lluvia media anual solo llega a los 400 milímetros.

Como en el pasado, sus pobladores también viven en gran parte de los productos de la tierra, ya sea mediante la explotación de pequeñas granjas y establecimientos rurales, como así también de la explotación de grandes viñedos y la producción de algunos de los varietales más codiciados del mundo. Se calcula que los primeros pobladores llegaron a la región doce mil años antes de Cristo, por lo que es posible encontrar en el lugar importantes restos paleontológicos e históricos que dan testimonio del paso de estos primeros habitantes mendocinos.

Hasta este mismo lugar llegaron los confines del extenso imperio incaico, por lo que también hay restos de esta importante cultura americana. Los conquistadores españoles vieron que los abundantes valles fértiles de la región eran propicios para el establecimiento de ciudades. Sin embargo, en el siglo XVII una migración masiva de indígenas araucanos provenientes de Chile cambió grandemente la fisonomía del lugar, convirtiéndola en un verdadero crisol de razas, donde se entremezclan inextricablemente la sangre de descendencia europea con la de los habitantes autóctonos.

El río Diamante cruza la superficie de San Rafael. Este curso de agua ha sido aprovechado para llevar a cabo importantes obras de ingeniería eléctrica, como el Complejo Hidroeléctrico Los Reyunos – El Tigre, distante a 1 kilómetro de la ciudad. Aquí se ha formado un lago artificial, merced al dique instalado en el complejo, con una pared de nada menos que 110 metros de altura. En este lago artificial es posible disfrutar de una completa infraestructura turística, con paradores, alojamiento, y lo necesario para la práctica de la pesca deportiva y demás actividades acuáticas.

Una excelente opción es buscar alojamiento en Mendoza capital, y organizar una excursión a este paradisíaco lugar, para conocer todas las posibilidades que San Rafael tiene para ofrecer.

David Semansky
davidsemansky@yahoo.com