Pedal boss: más que efectos sonoros

por | 13 de septiembre de 2010

La producción del pedal boss se inició en 1977, con la creación del DS-1 Distortion. Otros modelos anteriores habían salido al mercado, pero fue éste el que inauguró el formato actual de pedales, tal y como nos ha llegado.

La popularidad de estos pedales boss se resume en dos conceptos fundamentales: calidad y tecnología. En sus más de treinta años de historia, no se ha dejado de innovar en sus prestaciones y posibilidades. La amplia variedad de modelos, casi 40 en la actualidad, abarcan un amplio espectro de efectos, desde el estandarizado DS-1 al esotérico PS-5 PitchShifter. Entre tantas innovaciones Boss ha aportado al mercado los primeros pedales de chorus, overdrive, digital deley, reverb y pitch shifter.

Innovaciones que revolucionaron el mundo de los efectos musicales, desde sonidos sutiles y envolventes hasta la más completa transformación del audio.

El pedal boss no es sólo para guitarristas o bajistas, puede conectarse a una gran variedad de instrumentos, unidades de percusión, amplificadores de guitarra y dispositivos electrónicos que dispongan de jacks de entrada de control compatibles con el modelo de pedal que corresponda.

El pedal boss permite grabar y guardar hasta 16 minutos de audio en mono a la vez, desde tu instrumento o desde otros dispositivos de entrada externa, como por ejemplo grabadores o reproductores MP3. Permite guardar cada una de las creaciones de loop superpuestas en una de las 11 ubicaciones predefinidas de patch interno. También ofrece una gran variedad de funciones útiles y potentes, como por ejemplo Rhythm Guide, Auto Start, Tap Tempo, Loop Quantize y Undo/Redo.

Gracias a la forma y tamaño de pedal, éste es ideal para una configuración rápida y un transporte sencillo