Pasee por las distintas vertientes de la música británica en la British Music Experience

por | 5 de septiembre de 2011

Muchos son los artistas británicos conocidos a nivel mundial por su música. David Bowie, los Rolling Stones, The Beatles, las Spice Girls, Led Zeppelín, entre muchos otros son solo una muestra… Si deseas conocer un poco mas de la historia de estos musicos y su relacion con la cultura del Reino Unido, no dejes de pasar por la British Music Experience durante tu viaje a Londres .

Un buen punto de partida es la sección Playback, que explora los distintos formatos en los que se ha grabado la música desde 1945, y abarca desde los discos de vinilo hasta las descargas en formato digital, además de los fascinantes dispositivos que utilizamos para reproducirlos. Además, los visitantes pueden disfrutar de grabaciones contemporáneas así como de anuncios icónicos de las últimas décadas, desde los años 40.

En la cabina de transmisiones se explica a los visitantes los distintos medios utilizados para la transmisión de música, desde la revolución radiofónica de la BBC en los años 20 y la invención de la televisión hasta la aparición de webcasts y la utilización de teléfonos móviles.

La exposición Where It’s At! revela a los visitantes de qué lugar del Reino Unido provienen famosas bandas y qué eventos musicales significativos se han celebrado en distintas partes del país. Sin duda, se trata de una sección tremendamente educativa que aporta fechas de nacimiento, lugares concretos y conocidos festivales.

Todo aficionado a la música conoce al menos un concierto al que lamenta no haber podido asistir. En The Beat Goes On, los visitantes pueden viajar en el tiempo y disfrutar de algunos de los mejores conciertos de los últimos 60 años, incluidos entre otros espectáculos de The Stones, Bowie, Led Zeppelin, Radiohead, Oasis y The Clash. La exposición cuenta con una selección única de conciertos especiales, algunos en lugares íntimos y otros en grandes estadios ante un público de miles de personas.

Para poder exponer la historia de la música británica de manera ordenada, el museo ha dividido los últimos 60 años en siete secciones icónicas, en las que se exhiben las bandas, la cultura y las modas de cada periodo.

Se comienza con la era de la posguerra, de 1945 a 1962. Gracias a los soldados estadounidenses asentados en Gran Bretaña, resurgió la música de las grandes bandas, y el jazz tradicional de Nueva Orleans se convirtió en la banda sonora de los sábados por la noche en Londres. Durante este periodo, también resucitó el folk-blues, que animó a muchos jóvenes músicos a formar sus propias bandas. Sin embargo, el cambio musical que probablemente más definiera esta época fue el nacimiento del rock ‘n’ roll, que tuvo lugar a mitad de los años 50 gracias a figuras como Bill Haley, Elvis Presley, Chuck Berry y Little Richard. Esta revolución musical no solo aportó un nuevo sonido a toda una generación, sino que estaba estrechamente ligada a la nueva libertad social y económica de la época.

El periodo de los años 1962-1966 fue crucial en la historia de la música británica, la cual adquirió renombre internacional gracias a grupos como los Beatles y los Rolling Stones, que se hicieron famosos en los Estados Unidos durante la época conocida como la “invasión británica”. Fue la era de las minifaldas, el arte pop y el movimiento swing londinense.

Por otra parte, la paz, el amor y la experimentación con las drogas definieron la cultura de los años 1966-1970. El pop británico se involucraba cada vez más en la política, la moda y el arte, y nació la cultura de los festivales.

Los artistas glamurosos y estrambóticos de los años 1970-1976 surgieron de la necesidad de escapar de la crisis económica que azotaba el Reino Unido en aquella época. Los artistas lucían enormes zapatos de plataforma y un maquillaje que les daba un aspecto andrógino, caracterizado por artistas como David Bowie.

A mediados y finales de los 70, se adoptó un estilo de música más duro e insolente que, en lugar de resistirse, reflejaba la dura recesión económica y la elevada tasa de paro en la nación. El punk puso de manifiesto las divisiones sociales existentes en el país e incitó el renacimiento del ska, mientas que el movimiento Rock Against Racism (“el rock contra el racismo”) dio popularidad al reggae. Por otra parte, los primeros años del gobierno de Margaret Thatcher vieron el surgimiento de los nuevos románticos, así como la música de baile electro y jazz funk.

Los años 1985-1993 se caracterizaron por la aparición de una generación de yuppies. La gente joven podía acceder fácilmente a medios como el vídeo, los CD y la televisión por satélite. La emisión del concierto Live Aid en 1985 fue uno de los eventos más destacados. Por otro lado, el heavy metal experimentó un renacimiento y la música house de importación adquirió una popularidad sin precedentes en el norte del país.

La última sección, que abarca desde el año 1993 hasta el presente, relata la historia más reciente de la música británica y detalla el nacimiento del movimiento Cool Britannia. El pop británico, conocido como britpop, volvió a caracterizarse por el uso de guitarras eléctricas mientras que, paradójicamente, abundaban los grupos de chicos jóvenes o boybands como Take That y Boyzone. Las Spice Girls fueron todo un fenómeno cultural y desataron una obsesión entre sus seguidores que no se había visto desde los Beatles.