Muebles de baño para guardar

por | 18 de febrero de 2010

Es frecuente que los cuartos de baño tengan unas dimensiones que no permitan mantener todo sus enseres en orden. Unos muebles de baño bien estructurados pueden facilitar esta labor.

Existen para tu hogar, muebles de baño como  bajolavabo, armarios, vitrinas, books, baldas… que te facilitan la labor de mantener en orden tu baño. Veamos algunas sugerencias que lo hacen posible.

  • Un gran armario a juego con el bajolavabo. Flanquear el mueble bajolavabo con un armario a medida es una solución perfecta para ganar espacio extra de almacén en el baño, en vez de prolongar la encimera hasta la pared, se puede dejar un tramo aproximadamente de unos 60 cm libres para habilitar un armario a juego con el bajolavabo. Para no recargar visualmente el baño, es aconsejable que éste no llegue hasta el techo.
  • Una repisa estrecha con cestas. Puedes aprovechar una pared con una estructura con poco fondo: ganarás espacio para guardar sin apenas restar metros y encajar debajo unas bonitas cestas de mimbres que aportan calidez al baño.
  • Una vitrina: ligera y decorativa. Para guardar toallas y enseres del baño y protegerlos de la humedad: una vitrina es una opción práctica y decorativa.
  • Un mueble columna y un espejo que oculta baldas. Los accesorios de doble uso se imponen cada vez más en el baño, como espejos que ocultan baldas en su interior o ligeras columnas suspendidas con gran capacidad de almacén.
  • Habilitar baldas en un entrante. Aprovechar un hueco de la pared con baldas desahogará el bajolavabo. Procura dejar entre35 y 60 cm entre ellas. 
  • Dos books a modo de bajolavabo. Las cajoneras con ruedas son una opción ligera, perfecta en pocos metros, que permite renovar el baño sin obras.
  • Un mueble muy completo, con armarios y cajones. Un bajolavabo a medida es la solución más tradicional para guardar. Si los metros lo permiten, lo mejor es optar por un diseño con armarios y cajones para los complementos.
  • Un mueble antiguo recuperado. Con un tratamiento antihumedad, puedes convertir un mueble en bajolavabo. Puedes completarlo con cestas y dos pilas.
  • Un gran armario a medida a modo de vestidor. En baños amplios, destinar toda una pared a zona para guardar es una solución perfecta para desahogar el bajolavabo y reunir en un solo frente la ropa de baño. Además, puede actuar de vestidor.
  • Un accesorio con baldas. Si aprovechas el espacio sobre la bañera para almacenar en vertical tendrás los productos de aseo siempre a mano.

Para ordenar los enseres del baño son muy sugerentes utilizar cestas de varios tamaños y colores, son decorativas y permiten tenerlo todo a mano. También son apropiadas las bandejas extraíbles, aprovechan todo el fondo del cajón y facilitan una rápida localización. Si quieres personalizar a tu gusto el interior de los cajones son muy prácticos los accesorios divisorios.

Para planificar el bajolavabo debes tener presente unas medidas mínimas, una buena opción sería un mínimo de 80 cm de ancho, 50 de fondo y unos 80 de alto. En el caso de tener cajones, sitúalos entre las dos pilas para no entorpecer su recorrido. Un diseño volado es ideal para pocos metros, es visualmente ligero y facilita la limpieza del baño.

Para que los muebles de baño hagan la función de mantener el orden, no solo hay que basarse en su estética, es necesario tener estas consideraciones porque causarían el efecto contrario de entorpecer sobre todo cuando se ubican en espacios reducidos.