Mantén la salud de tu coche

por | 10 de marzo de 2011

En este artículo te echaremos un vistazo por los cuidados más comunes que merece un automóvil.

La gasolina Premium es mejor que la Magna

No. Es cierto que emplear una gasolina de mayor octanaje no causa ningún daño o inconveniente, sin embargo, tampoco se mejorará el desempeño. Cuanto más alto octanaje tiene una gasolina significa que el combustible es menos propenso a problemas de pre-ignición, por lo que debe utilizarse en los motores cuando funcionen a mayores temperaturas o si tiene que emplear mayor compresión.

En caso de que tu vehículo esté diseñado para gasolina Magna, no tiene caso gastar en la Premium.

El motor del automóvil debe calentarse antes de salir por las mañanas

No. Esto sólo se usaba en los motores antiguos, que funcionaban con aceites monogrado. Los motores modernos se calientan mejor y más rápido cuando se conduce y mientras más pronto llegan a su temperatura ideal, mejor es el desempeño que ofrecen tanto en rendimiento de combustible como en potencia.

El mantenimiento del carro debe ser de acuerdo al calendario del manual para conservar la garantía

Sí. Las garantías de los fabricantes solo aplican si se sigue el esquema de mantenimiento ordenado por ellos.

Veamos el aire acondicionado…

Debes checar el aire acondicionado al menos una vez por semana y no sólo cuando el clima esté caliente. Así ayudarás a que el aparato se conserve en buen estado. Ciertos fabricantes recomiendan dar servicio de mantenimiento a los sistemas de aire acondicionado cada dos años. Un sistema de aire acondicionado totalmente funcional ofrece  ventajas como:

  • Asegurar que la temperatura correcta se alcance.
  • Reducción del polen y de la contaminación que entra.
  • Disminución de clorofluorocarbonos (CFC) en la atmósfera.

Cuando sea época de invierno, es aconsejable encender el aire acondicionado para evitar que el parabrisas se empañe.

Filtros de aire limpios

Debes limpiar la suciedad en el filtro de aire. Es un trabajo fácil de hacer, aunque procura revisar el manual si no estás seguro o bien llévalo a un taller mecánico. El filtro de aire debe ser inspeccionado aproximadamente en cada cambio de aceite.

Batería libre o no libre

Aunque la mayoría de las baterías son de “libre mantenimiento”, hay algunas que no lo son, así que en estos casos debes desenroscar los tapones de plástico y comprobar el nivel del líquido en su interior. Si el nivel de líquido es bajo, rellena con agua destilada y no con agua del grifo. Si hay corrosión en los terminales quita los cables, limpia con un cepillo de alambre y grasa con vaselina o grasa normal. Ten cuidado con el ácido de las baterías ácido.

Frenos  y llantas

Es importante que revises los frenos de manera frecuente, ya que están hechos de un material resistente al calor y a la fricción, característica que se deteriora debido a la sujeción contra el disco o al empuje contra el tambor cuando se aplican los frenos. También revisa si hay fugas de líquido causadas por mangueras de freno dañadas o sellos usados, que podrían resultar en una falla.

Respecto a las llantas, verifícalas regularmente en cuanto a la presión y busca signos de daño a las paredes laterales. Si los neumáticos están dañados puedes llevarte varios sustos, ya que se afectará significativamente la distancia de frenado. Revísalas al menos una vez al mes.

Otra cosa es el uso de las llantas. Si  se están usando más de un lado que de otro, hay que marcar la suspensión. Evita golpear el borde mientras conduces, pues aunque no lo creas esta situación puede ser bastante peligrosa. Procura siempre llevar una rueda de repuesto.

Embrague

En un embrague o clutch hidráulico, el líquido es asegurado para un buen funcionamiento y ayuda a prevenir el desgaste. Si sientes que en la aceleración, las revoluciones del motor se acumulan muy rápido puede significar que algo no anda bien. Hazte cargo tan pronto como te sea posible. Revisa el nivel líquido de tu embrague, esto ayudará a mantener los costos bajos en el mantenimiento de tu carro.

Señales de advertencia y parabrisas

Permanece atento a las luces de aviso, las modificaciones respecto al rendimiento y, si tu auto hace ruidos extraños, checa de qué se trata.

Los parabrisas deben tener siempre suficiente agua en el depósito lavaparabrisas y el  limpiaparabrisas tiene que estar funcionando correctamente. Cambia tu limpiaparabrisas cada seis meses aunque no lo uses mucho.

Afinación de motores y lubricación de chassis

Mantén afinado tu motor, en caso contrario podría reducirse el combustible hasta 30 por ciento. Lubrica el chassis de manera frecuente, pues esto extenderá la vida de las piezas móviles del sistema de suspensión del vehículo. No olvides inspeccionar la batería, los cables y los postes de la corrosión; límpialos cuando sea necesario.

Inspecciona el motor y las mangueras regularmente

Busca desgastes, grietas y secciones o segmentos que falten. Las mangueras desgastadas pueden afectar el movimiento seguro de tu vehículo.

Líquidos

Inspecciona todos los líquidos, incluyendo los de frenos, dirección asistida, transmisión, limpiaparabrisas, anticongelante o refrigerante. Estos líquidos juegan un papel vital en la seguridad y el rendimiento del carro.