Granada, entre califas y reyes católicos

por | 16 de agosto de 2010

Granada, la última capital de los moros en la península es un destino que vale la pena considerar a la hora de realizar su reserva de alojamiento para sus próximas vacaciones.

La ciudad de Granada es la capital de la provincia que lleva el mismo nombre, y se sitúa en la parte oriental de la región de Andalucía. La diversidad geográfica y escénica es una de las características más relevantes del lugar. Por un lado, la zona costera con su clima templado, por otro, la extensa y fértil llanura del Genil y finalmente la región de montañas, donde el clima es mucho más frío, especialmente en la cumbre del Mulhacén, el pico más alto de la península ibérica. La localidad de Granada yace a los pies de la cadena montañosa de Sierra Nevada, en la confluencia de los ríos Darro y Genil. Su extraordinaria historia la ha marcado con la grandeza artística de los palacios moros y de los tesoros del Renacimiento Cristiano.

Granada se ha desarrollado en la base de las colinas, en el mismo lugar donde los antiguos distritos de Albaicín y La Alhambra fueron fundados, rebosantes de calles tan empinadas como angostas, innumerables rincones y grietas, y bellísimos paisajes. La parte más moderna de la ciudad se emplaza en el llano, atravesada por las enormes y transitadas gran Vía de Colón y Calle de los Reyes Católicos. A unos pocos metros del cruce pueden verse las callecitas que llevan a la Catedral.

Los Moros cruzaron el Estrecho de Gibraltar en el año 711 y se instalaron en lo que en ese momento fue un pequeño poblado encima de la colina de Alhambra. Allí, levantaron paredes y establecieron los cimientos de una civilización próspera. En el siglo IX, Granada ganó relevancia luego de la caída del Califa de Córdoba. Su máximo esplendor fue alcanzado en 1238, cuando Mohammed Ben Nasar fundó la Dinastía Nasrid, y el reino de Granda se extendió desde Gibraltar hasta Murcia. Veinte reyes se sucedieron hasta que el Rey Boabdil fue obligado a rendirse y entregar Granada a los monarcas católicos, el Rey Fernando y la Reina Isabel, en 1492. Durante tres siglos, la cultura islámica floreció en forma magnífica, legando a Granada maravillas arquitectónicas del estilo de La Alhambra, ya declarada Patrimonio de la Humanidad, junto con el Albaicín.

Es por ello que Granada es mundialmente conocida como la ciudad de La Alhambra y de los majestuosos palacios. Existe una gran cantidad de alternativas turísticas para visitar y hacer durante su estadía en el hotel en Granada.

Victor Tejerina
HotelesNow.com/Red
victor_tejerina@yahoo.com