Expedia.es te trae propuestas para después del verano

por | 9 de octubre de 2009

Se acaba Septiembre. El mes que para la mayoría de los españoles representa la vuelta al trabajo y a la rutina. Con tristeza hemos dejado atrás el relax de las vacaciones y ya buscamos en el horizonte algún rayo de esperanza que nos permita darnos una escapada. O al menos ese es el caso español, según un estudio internacional llevado a cabo por Expedia.es y TNS Infratest.

Según este estudio, la mayoría de los españoles viajan en julio y agosto, sin que haya mucha diferencia entre viajeros individuales, en pareja o con hijos. Esto lo diferencia del caso de otros países europeos como Inglaterra o Alemania, donde los viajeros sin hijos prefieren evitar las temporadas altas, tradicionalmente familiares, para viajar en otoño, evitando las vacaciones de los colegios.

Ya dejado atrás el verano, llama la atención el cambio en los destinos preferidos para el otoño. Con el puente del Pilar tan cercano, los españoles prefieren disfrutar de destinos urbanos en otoño. Llama la atención cómo el top 10 de los destinos otoñales para los españoles son ciudades.

Las favoritas se reparten entre Estados Unidos, con Nueva York y Las Vegas, y Europa, con capitales como Roma ( Roma Hotel), Londres o París ( Hotel en París), y también con otras ciudades más pequeñas como Venecia y Ciudadela de Menorca.

La mayoría de estas ciudades tiene una oferta muy amplia de hoteles, y por ello expedia.es recomienda determinar las necesidades e intereses de cada uno para así poder establecer la necesidad de unos servicios y de otros, que pueden alterar el precio del hotel de manera considerable. Un ejemplo de ello es la presencia de gimnasio, peluquería o restaurante, que para algunos viajeros son servicios que no van a ser utilizados, pero que pueden encarecer la estancia de manera importante. Así se puede elegir el hotel que más se adecúe al presupuesto e intereses del viajero. Otro aspecto esencial es la localización del hotel, ya que los hoteles más caros se encuentran normalmente en las zonas más céntricas de las ciudades y se puede ahorrar en el coste del alojamiento, eligiendo hoteles que se encuentren un poco mas apartados, pero bien conectados con los lugares de interés.

Así pues, las opciones están al alcance del viajero que quiera disfrutar del romántico otoño europeo o estadounidense, teñido de todos los tonos de marrón que nos ofrecen las hojas de los árboles que inundan los parques y calles de estas ciudades.