Escuela de Diseño: Que no se pierdan tus trabajos

por | 14 de enero de 2010

Escuela de diseño 3D : Que no se pierdan tus trabajos

La conservación de los archivos digitales plantea nuevos desafíos. En la actualidad hay negativos y positivos perfectamente conservados del siglo XIX… pero ya se han perdido para siempre archivos digitales que no han cumplido diez años. Se deben tener en cuenta los siguientes factores que afectan a las actuales fuentes de documentación:
Todos los soportes digitales son muy frágiles. Los discos duros están en riesgo permanente por fallos eléctricos o mecánicos. La membrana de poli carbonato que envuelve al metal donde están grabados los datos es susceptible de oxidación a lo largo del tiempo. Otro riesgo es la abrasión que sufre un CD o DVD que pasa periódicamente por el lector. También debemos saber que la vida útil de un CD se contabiliza a partir de la fecha de su fabricación y no de su grabación.
La conservación de los datos digitales no sólo depende del dispositivo para su recuperación, sino también del software adecuado. Por ahora, los fabricantes de programas contemplan que un nuevo programa pueda leer archivos más viejos y es de esperar que continúe así con el tiempo.
Dependencia de la energía. En este caso la electricidad se corresponde directamente con la memoria.
No hay archivo digital cerrado. Ya que puede ser editado una y otra vez de manera rápida y sencilla. Esto también significa vulnerabilidad.
Cada vez que aparezca un nuevo medio de almacenamiento, debemos migrar todo nuestro archivo hacia él. De este modo actualizamos el hardware y el software correspondiente. Un archivo de imágenes digitales, solo puede ser seguro si está “vivo” y bien cuidado. Los archivos “híbridos” compuestos por la copia en papel y el correspondiente archivo digital serían la opción perfecta, siempre que ello sea posible.