El arcano La Torre en la tirada del tarot

por | 19 de febrero de 2011

tarotUna de las cartas que no son bienvenidas en la tirada del tarot es La Torre. N o obstante, este recelo a encontrla se debe a  un desconocimiento de la simbología compleja que esta baraja brinda. Cuando aceptamos el saber divino y la bendición de la iluminación, sentimos que nuestra alma se llena de paz, como un río tranquilo. Pero cuando nos negamos a oir la voz de la sabiduría, este río tranquilo se convierte en un huracan que arrasará con todo lo que encuentra a su paso y destruirá las construcciones más sólidas. La Torre tiene una poderosa energía, destructiva en parte, pero también beneficiosa. Cuando un edificio esta viejo y ya no sirve debemos derrumbarlo para construir uno nuevo sobre sus cimientos. Esta es, en concreto, la invitación de la Torre.

Comunmente todos  los seres humanos somos reticentes a abandonar la seguridad de lo que nos es conocido. Sin embargo, aunque sea familiar, no significa que sea lo mejor para nosotros. Muchas personas necesitan sentir que están en control de su mundo, tienen la necessidad de saber que todo se mantendrá más o menos igual. No obstante, nada más lejos de la verdad. La vida es un cambio permanente, y los que tengan más dificultades para adaptarse estos cambios serán los que más sufran. La Torre nos lo recuerda de una manera evidente.

Cuando persona cree que los objetos materiales son más poderosos que el espíritu o la mente, comienza la construcción de una Torre de falsedades, cuya base es muy inestable. En mayor o menor tiempo, los designios divinos darán por tierra con esta pila de mentiras sobre la cual el individuo ha construido un mundo de irrealidades. La Torre nos da una lección de humildad, ya que nadie es invencible.

Pero toda crisis nos brinda una oportunidad de cambio, de mejorar. Quien no vea esta oportunidad, no podrá sacar nada positivo y toda la situación será una enorme pérdida y desastre. La Torre nos enseña que nada de lo que conocemos quedará en pie, no obstante el alma es inmutable. El fuego que aparece en la ilustración tieneel objetivo de quemar todo lo negativo y viejo, pero deja intacta la semilla de lo bueno para que germine nuevamente. La Torre en el tarot marca el primer paso en un camino de iluminación que nos llevará a una etapa de más evolución.