¡Da forma a tu nariz!

por | 17 de diciembre de 2010

La cirugía plástica de nariz es un procedimiento para rediseñar la forma de tu nariz y darle un aspecto estético.

La cirugía plástica de nariz, también conocida como rinoplastia es un procedimiento para rediseñar la forma de la nariz. También se le conoce como rinoplastia y es uno de los procedimientos más comunes en el mundo de las cirugías plásticas.

La rinoplastia puede reducir o aumentar el tamaño de tu nariz, cambiar la forma de la punta o del puente, afinar los orificios nasales o cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior. También puede corregir los defectos de nacimiento o lesiones.

Los mejores candidatos para la rinoplastia son las personas que buscan actualizar o mejorar su aspecto facial, que están física y psicológicamente saludables, y que son realistas en sus expectativas.
La edad también puede ser una consideración. Por lo general, los médicos prefieren realizar la operación aproximadamente a los 15 años para las niñas y cerca de 18 años para los varones.

Quienes tienen defectos de nacimiento también son los candidatos perfectos para una rinoplastia estética.

Aunque la cirugía de nariz es un procedimiento sin complicaciones, siempre hay que tener cuidado para evitar infecciones, hemorragia nasal o una mala reacción a la anestesia.

En muchos casos, puede ser necesaria una segunda cirugía para conseguir una mejor forma. Estas situaciones ocurren incluso a los pacientes de cirujanos experimentados, pero normalmente no son algo de lo que haya que preocuparse.

Cuando tengas dudas sobre la operación de nariz no dudes en preguntar a tu doctor, especialmente si tienes preocupaciones sobre tus expectativas.

Aunque hay casos que son complicados, la operación de nariz suele durar entre dos y tres horas. Durante la cirugía la piel de la nariz se separa del hueso y del cartílago y luego se le da la forma deseada. Esto dependerá del problema y de la técnica preferida del cirujano.

Después de la cirugía de nariz

Especialmente durante el primer día, tu cara estará hinchada y la nariz te dolerá; también puede que tengas dolor de cabeza. Puedes controlar cualquier malestar con el medicamento para el dolor que te haya recetado tu cirujano. ¿El plan? Permanecer en cama durante el primer día.

Después de dos días podrás regresar a algunas de tus actividades cotidianas y al cabo de una semana o dos podrás regresar a trabajar o a clases.

Debido a que la nariz es un rasgo facial notable. Incluso una ligera alteración podría notarse. La rinoplastia por sí sola no puede darte un perfil perfecto, pero mejorará tu apariencia, claro, solo si te pones en manos de expertos.