Crear una cuenta bancaria en Uruguay

por | 26 de abril de 2015

Para poder abrir una cuenta bancaria en Uruguay cualquier persona jurídica capaz está habilitada para hacerlo en un banco o en una cooperativa de intermediación financiera. Se deberá presentar la información de los Titulares, apoderados y beneficiarios finales. Además del documento de identidad y el pasaporte, se deberá presentar la documentación que verifique el domicilio habitual, la naturaleza de la actividad profesional o empresarial de sus clientes, el origen de los fondos, los ingresos promedio del dueño o del beneficiario de la cuenta, la estructura de propiedad si se trata de una sociedad y la documentación que permita un cierto conocimiento del cliente.

Un menor de edad puede también abrir una cuenta a su nombre, aunque para poder operarla deberá siempre ser en presencia de un tutor al que se le exigirán los mismos requisitos como si fuese el Titular de la cuenta. Los Tutores podrán ser los padres o un representante legal, quienes eran los responsables a todos los efectos. En el caso de que sea una persona incapaz si bien podrá también abrir una cuenta su nombre, se requerirá la firma de su curador quien será la persona que asuma toda la responsabilidad.

Es conveniente que el cliente titular de una Cuenta esté informado en todo momento de la situación de la misma. Cuando se abre una cuenta ya sea a la vista, a plazo, en moneda nacional o extranjera, etc., el banco deberá informarle de todas las condiciones como por ejemplo la tasa de interés que ofrece, la fecha de capitalización de esos intereses, la comisión por bajo promedio si la hubiere y toda otra condición que se pudiese establecer. Bajo estas condiciones se debe realizar el contrato que se le entregue al cliente y que éste firmará en señal de que es consciente y acepta las mismas. En caso de que se realice algún cambio en las condiciones también se deberá informar al cliente.

Para familiarizarnos más con los términos que deberá manejar los descubiertos o sobregiros se producen cuando se realiza un retiro o pago de dinero sin que haya saldo en la cuenta suficiente para cubrirlo. Es un dinero que el banco o la entidad en cuestión le está adelantando, es como si fuese un préstamo, por lo tanto se le cobrarán intereses y tal vez también se le cobren comisiones por ese sobregiro. Es necesario que el o los titulares de una cuenta se informen acerca de los costos y las condiciones de los sobregiros. Es conveniente también que se tenga conocimiento acerca de cuál será la actitud que tome el banco si se paga por débito automático una cuenta o deuda y no se tienen los fondos suficientes para cubrir los gastos.

Algunas instituciones lo hacen, aunque pueden cobrar una comisión, pero otras pueden no pagarlo, en ese caso, deberán avisarle de modo que la persona pueda depositar fondos que le permitan cubrir el monto del débito automático. Para resumir un poco esto último, digamos que se deberán conocer con detalle las operaciones que se podrán realizar con la cuenta y las posibles comisiones o gastos adicionales que se deberán pagar como transferencias, traspasos, envío de documentación a domicilio y pago de impuestos.