Consejos para utilizar el Feng Shui en la decoración de tu oficina

por | 13 de diciembre de 2015

En pocas palabras, y sobre todo en lo que respecta a la decoración de interiores, el Feng Shui es un arte y un concepto de orígenes milenarios que consiste en crear armonía en los espacios dejando que la energía fluya de manera natura a través de los mismos. Aunque dicho concepto se ha convertido en toda una tendencia dentro de la decoración del hogar, vale la pena anotar que el Feng Shui ofrece una gran aplicación en todo tipo de ambientes. Por esta razón, he aquí una serie de consejos para que aprendas a decorar tu oficina siguiendo los principios básicos del Feng Shui.

Aprovecha los elementos naturales

Los elementos naturales son esenciales para remediar la falta de iluminación o buenas ventanas de un espacio. Si tu oficina presenta dichas características o no tienes una visual muy buena a través de tu ventana, es importante añadir elementos que evoquen el contacto con la naturaleza como plantas, cuadros con paisajes o inclusive una pequeña fuente de agua. Para las divisiones que quieras crear al interno de tu espacio puedes utilizar estructuras con revestimientos de vidrio delicadas y que sean capaces de evocar elementos como el agua. Este tipo de decoración refresca el espíritu y ayuda a trabajar mejor.

Orienta los escritorios hacia las puertas

Si bien es cierto no siempre podemos elegir la posición de nuestro escritorio, idealmente este debe estar dirigido mirando hacia la puerta de ingreso ya que ver la puerta equivale a éxito. Sin embargo, el escritorio debe estar alejado de la puerta y preferiblemente no detrás de una ventana ya que esto te hará sentir un poco vulnerable. Si eres el gerente de la oficina, es importante que detrás de ti haya una pared ya que esto te ayudará a reforzar tu posición de mando.

Estimula el ambiente de trabajo con colores adecuados

Los colores influyen en las personas de manera importante sobre todo cuando se trata de trabajo. Por esta razón, es importante que evites colores intensos como el rojo ya que estos pueden producir sentimientos como la agresión o la ansiedad. Idealmente, los mejores colores paraun buen ambiente de trabajo son el verde pálido para estimualr la creativida y el azul para transmitir calma.

Además de estos consejos, es importante que tu oficina esté ordenada y que no tenga obstáculos (por ejemplo una impresora) que impidan el flujo tranquilo de las personas por el espacio. Si comienzas a prestar atención en todos estos detalles, seguramente vas a llenar tu espacio de trabajo con una buena energía que te ayudará a estimular la creatividad y la armonía de tu oficina.