Cómo suministrar medicamentos a los niños de manera efectiva

por | 8 de enero de 2016

Si bien es cierto los medicamentos nos ayudan a resolver muchas de nuestras enfermedades, también es cierto que el uso de estos implica mucho cuidado y responsabilidad. Lo anterior es todavía más cierto si se trata de suministrar remedios y drogas a nuestros hijos. Por esta razón, he aquí algunas consideraciones para que sepas cómo dar remedios a los niños de manera segura y efectiva.

Conoce a la perfección el modo de suministro

Sin importar cual sea la enfermedad de tu pequeño, es fundamental que sepas tanto como puedas sobre la droga que vas a dar a tu hijo o hija. Para ello debes hablar con tu doctor o especialista tratando de entender exactamente para qué sirve la droga, cuánto tiempo debe tomarla, qué efectos secundarios pueden aparecer, en qué modo puede interferir con otros medicamentos que esté tomando tu pequeño o cuál es la mejor manera de conservar el producto. En síntesis, entre más sepas mejor.

Sé estricto con las dosis

No solo la frecuencia sino también la cantidad de la dosis del medicamento deben ser absolutamente precisas si quieres que en verdad este tenga un buen efecto en tu niño. Por esta razón, es importante que respetes los horarios (crea una alarma específica para el suministro de la droga) y que midas las dosis de manera precisa usando soluciones eficientes como, por ejemplo, los frascos cuentagotas, goteros e insertos que proveedores como Bormioli Rocco suministran a lo largo de la industria farmacéutica.

No suministres medicina en la oscuridad

Aunque parezca obvio, este es un error que cometen muchos padres. De hecho, algunas veces nos vemos forzados a suministrar medicamentos en el medio de la noche cuando nuestro pequeño duerme y pensamos que una luz de más es demasiado agresiva y le disturbará el sueño. Sin embargo, si hacemos esto corremos el riesgo de no dar la dosis exacta a nuestro pequeño y de no saber si se la tomó toda o no con lo cual se podría afectar todo el tratamiento en sí. Por esta razón, no renuncies nunca a una buena visibilidad mientras das el remedio.

Sé creativo al momento del suministro del remedio

Como bien sabemos, son muchos los niños que odian tomar cualquier tipo de medicamento. Por esta razón, es importante que seamos muy creativos a la hora de dar remedio a nuestro pequeños. Puedes, por ejemplo, asociar el momento del suministro con algo que le guste a tu hijo como una película o un libro de su preferencia o simplemente optar por ser los más natural que puedas ya que esto le ayudará a entender al niño o niña que tomar su medicina es un asunto tan sencillo como ponerse los zapatos antes de salir de la casa. Igualmente, puedes hablar con tu médico y explorar la posibilidad de que puedas mezclar la droga con un yogurt o con un alimento sólido si se trata de una pastilla.

Además de lo anterior, es importante que guardes los medicamentos en un lugar seguro y fuera del alcance de los niños. Esta precaución junto a un buen conocimiento y suministro del remedio en términos de la dosis y el modo en que lo des, te ayudará a hacer de este proceso algo simple y seguro.