Cómo reducir la factura de la luz

por | 15 de agosto de 2011

Desde hace un tiempo las administraciones públicas han decidido ahorrar todo lo que pueden en todos los aparatados pero especialmente en el energético. Más concretamente, quieren reducir la factura de la luz. Consideramos que es una buena idea y que también los particulares deberían hacerlo.  Y para ello, una clara opción es el uso de termostatos, persianas y toldos.

Sin costosas instalaciones podremos mejorar la eficiencia de nuestra instalación eléctrica y conseguiremos que nuestras casas estén más calientes en invierno y más frescas en verano.

Uno de los problemas de las calefacciones centralizadas es que nos obligan a mantener la misma temperatura en todas las habitaciones de la casa cuando quizás no sea necesario. Quizás queramos tener 25 grados en la sala pero no así en la cocina. Usando termostatos individuales para cada radiador (por ejemplo) reduciremos el consumo y tendremos la temperatura deseada en cada habitación.

Gracias a las persianas y los toldos podremos aislar la casa o el jardín del frío y/o el calor, dependiendo del día y de la época del año.

Quizás haya gente que piense que los toldos son poco más que decorativos y cuyo uso se limita a las terrazas de las cafeterías. Pero, al contrario, su uso en casas particulares, sobre todo si tienen jardín o terraza es sumamente útil.

Colocando dobles ventanas o acristalamientos también conseguiremos reducir la factura de la luz en un porcentaje importante.

En la mayoría de los casos, también dependiendo el número de ventanas… que tengamos que remodelar, el coste de la instalación no será elevado en exceso, pero de todas formas, es seguro que a larga compensará. Veremos cómo mes a mes la abultada factura de la luz (no olvidemos que cada vez más cara) se disminuye respecto a lo que pagábamos antes de las reformas. Es sin duda la mejor opción desde el punto de vista de la eficiencia energética, lo que redundará (de manera positiva) en nuestros bolsillos.