Cómo desplazarse por la ciudad de Nueva York de la manera más inteligente y sencilla

por | 25 de mayo de 2010

Si piensa realizar un viaje a Nueva York, no haga lo mismo que la mayoría de los turistas, que se dirigen a Times Square y ya no salen de allí porque les da aprensión aventurarse en los vecindarios no turísticos.

No tiene por qué ser como ellos. Simplemente con pasar unos momentos por los distintivos barrios de esta multifacética ciudad, podrá disfrutar mucho más haciendo turismo por Nueva York. Aproveche la excelente organización de la red de transporte de Nueva York y se dará cuenta de que es muy sencillo ir de un lugar a otro sin que tenga que gastarse mucho dinero.

Desplazarse por Manhattan es mucho más sencillo que en la mayoría de las ciudades gracias al plan urbanístico que se adoptó al crear las avenidas y calles de la ciudad. En los barrios al norte de 14th Street, los arquitectos de Manhattan impusieron un diseño bastante estricto y poco convencional, allanando el terreno y derribando los edificios existentes para crear vías rectas y con amplio espacio en prácticamente todos los lugares. La zona se compone de calles y avenidas numeradas que se cruzan unas con otras formando ángulos rectos. Cualquiera que sepa contar hasta 100 podrá desplazarse por la compacta isla.

Las calles de Manhattan están numeradas y van del este al oeste. De este modo, si se encuentra en 32nd Street y quiere ir a 47th Street, sabe que simplemente tiene que recorrer 15 manzanas hacia el norte. Para ir de 81st Street a 77th Street, basta con caminar 4 manzanas hacia el sur. Las excepciones a la regla (siempre al sur de 14th Street) son el distrito financiero, Chinatown, Lower East Side, Greenwich Village, SoHo y TriBeCa. Estos barrios meridionales de Manhattan fueron los primeros en poblarse y se componen una serie de calles y callejones de diversa anchura con curvas y recovecos que a veces dan un giro completo.

La mayoría de los viajes a Nueva York se pasan recorriendo Manhattan, pero el transporte público (metro, autobús, ferry o la combinación de los tres) le puede llevar a cualquier lugar de la ciudad que desee ver. La red de metro cubre gran parte de la ciudad y se considera la manera más rápida y eficaz de desplazarse por Manhattan. Los trenes están sorprendentemente limpios y son más seguros que nunca, pero eso no quiere decir que sean perfectos. Aunque los vagones disponen de calefacción en invierno y aire acondicionado en verano, no es el caso de los andenes, cuya temperatura suele ser 10 grados más baja que la temperatura de la calle en invierno y 10 grados más alta en verano. Los carteristas siguen siendo un problema, al igual que en Londres, París y cualquier otra ciudad de gran tamaño en donde se concentra mucha gente en un espacio reducido.

Sin duda, una de las mejores maneras de hacer turismo por Nueva York y visitar los lugares de interés son los autobuses turísticos de dos pisos. Se puede bajar y subir en cualquier momento y, con más de 40 paradas por Manhattan, le permiten pasar todo el tiempo que quiera explorando y visitando atracciones antes de montarse en el siguiente autobús para continuar el tour. Es una manera excelente de ver los monumentos de Nueva York a su propio ritmo. Además, también puede combinar los autobuses con el New York Pass, una tarjeta turística diseñada para los visitantes que quieren disfrutar de los lugares de interés de la ciudad y ahorrarse dinero en entradas, y tiempo al no tener que hacer fila en los lugares más concurridos.

New York Pass se creó en 2001 y, durante los últimos 10 años, más de un millón de clientes satisfechos han aprovechado la amplia selección y descuentos que ofrece. Es otra manera más de disfrutar de la Gran Manzana. Nueva York es una ciudad que transmite una energía inolvidable para muchos, lo que hace que la mayoría regrese.