Cinco consejos para hacer una exposición rentable.

por | 14 de octubre de 2010

Todos sus competidores están, y ha gastado la mitad del presupuesto para lograr que su empresa esté ahí: para mantener la competividad esa exposición tiene que ser exitosa. Pero aunque le parezca algo intimidante la idea de planificar y realizar una exposición en la que se relacionará con sus clientes, y clientes potenciales, cara a cara, es una oportunidad fantástica para maximizar la rentabilidad de su compañía en general. Síguase esos cinco consejos sencillos que le garantizarán una exposición rentable:

1. Escriba un plan bien detallado.
Antes de todo identifique sus objetivos. ¿Qué quiere conseguir con esa exhibición? ¿Cómo va a analizar los resultados? Es imprescindible pensar en retornos cuantificables, y cómo va a calcularlos. Piense también en cómo va a documentar los datos de clientes potenciales y el número de ventas. Escribir un plan detallado del día, hora por hora, le ayudará a no frustrar sus objetivos.

2. Imagen es todo.
Piense bien en la imagen que quiere crear de la compañía. Sus expositores, stands, folletos y catálogos son, para el cliente, una indicación de la profesionalidad y creatividad de su empresa, dan una indicación implícita del éxito de ésa, y es fundamental que sean adecuados para cumplir con sus objetivos, y además no deben pasar el presupuesto. Es una cuestión de marketing integral, y pensar en los detalles de antemano proporcionará resultados a largo plazo. Habrá unos cientos stands, y el suyo tiene que ser llamativo, original e interesante.

3. Promocione su stand.
Realice una campaña de publicidad para animar a sus clientes potenciales a ver su stand, mande un correo electrónico a todos los clientes de su lista, publique un anuncio en los periódicos locales, diseñe pósters publicitarios. No pierda la oportunidad de relacionarse con el máximo número de clientes posible.

4. Entrene al personal.
La exposición será una oportunidad para acercarse al cliente, fomentar su relación con él, y hacer ventas. Pasar todo el día hablando con el público y promocionando la empresa requiere confianza en si mismo, un buen conocimiento de todas las funciones de la empresa, y un entrenamiento laboral específico. Hay que entrenar al personal sobre cómo resolver problemas y quejas, además de cómo vender cara a cara y establecer muy rápidamente la credibilidad.

5. Evalúe los resultados.
Una vez acabada la exposición es esencial evaluar su éxito. Relea los objetivos que estableció al principio del proyecto, y calcule hasta que punto ha aprovechado la oportunidad de acudir a la exposición. Así podrá demostrar de manera cuantificable o el éxito, o el fracaso de sus planes, y aprender de la experiencia. Pero no cabe la menor duda de que si ha seguido las cinco reglas de oro habrá hecho una exposición inolvidable, y sobre todo, rentable.