Beneficios de los cereales ecológicos

por | 20 de diciembre de 2010

Se sabe que los cereales constituyen una parte fundamental en la dieta alimentaria, a lo largo de toda la vida, fundamentalmente en la infancia. Los cereales componen una excelente fuente de hidratos de carbonos y proteínas, por lo general con muy bajo contenido graso, y aportan fibras y otros nutrientes indispensables.

Los cereales son una excelente opción para encarar la transición hacia la comida sólida, pues son muy fáciles de digerir y por lo general no presentan intolerancia en los niños, salvo en aquellos niños con dificultades para aceptar bien el gluten. Y aún así, los cereales libres de gluten, como el maíz o el trigo sarraceno pueden ser consumidos por quienes tienen intolerancia al gluten sin problemas. Por ello, no es necesario privarse de los enormes beneficios de los cereales, los cuales se ven incrementados si optamos por consumir cereales ecológicos.

Los cereales cultivados de manera ecológica implican la no utilización de productos nocivos para el hombre o el medio ambiente en su producción, especialmente pesticidas fosforados, cuyo efecto residual en la tierra y en las napas de aguas que luego consumimos son bien conocidos.

Los alimentos ecológicos proponen una forma de producción mucho más “amistosa” con el medioambiente, tratando de dejar el mínimo impacto, preservando los recursos y teniendo como premisa que este pequeño planeta azul deberá ser habitado por las generaciones futuras. Esta forma de concebir la producción significa un cambio en las metodologías industrializadas que se emplean en la producción agrícola masiva, y, especialmente, el no empleo de semillas transgénicas, las cuales se cree que son causa de efectos nefastos en la salud humana.

Por todo lo mencionado, los cereales ecológicos son el alimento ideal para bebés y niños pequeños. De esta forma, nos aseguramos cero residuos nocivos que puedan transmitirse en los alimentos.

En gran número de ocasiones nuestros pequeños desarrollan misteriosas alergias, diarreas o efectos adversos varios, cuyo origen es desconocido. Los niños alimentados con productos ecológicos fortalecen su sistema inmune de manera natural, no sólo por la ausencia de potenciales alérgenos, sino por la gran cantidad de nutrientes extra que los productos ecológicos presentan en comparación con la alimentación tradicional.

Los estudios han mostrado que los cultivos ecológicos presentan hasta un 40% más de antioxidantes que los productos tradicionales. Recordemos que los antioxidantes tienen un rol destacado en la prevención del envejecimiento de las células, la neutralización de sustancias nocivas como los radicales libres, y por ende, en la prevención del cáncer. Por este motivo, los cereales ecológicos permiten gozar de una mejor calidad de vida, mientras disfrutamos de alimentos más nutritivos y sabrosos.