Vibram, la mejor suela del mercado

por | 8 de noviembre de 2011

Si el tenista necesita una buena raqueta para sacar el máximo partido a su juego o si el ciclista mejora sus capacidades con una bicicleta que se adapte a él, el corredor debe fijarse en las zapatillas para mejorar sus prestaciones. Y da igual que no se sea un profesional, si practicamos un deporte queremos sacar el mayor rendimiento posible. Pero, el calzado, es importante no sólo para el que haga atletismo (aunque hayamos puesto al corredor como ejemplo) para hacer trekking, senderismo… y un sinfín de actividades deportivas más el tipo de calzado que llevemos será fundamental. Es por eso que queremos hablar de las suelas Vibram.

Vibram probablemente sea la mejor goma de la industria del calzado. Ofrece un agarre máximo en cualquier tipo de terreno y clima, adaptándose a la perfección a las necesidades del deportista (sean las que sean).

También, debido al uso de carbón en la goma el desgaste es menor, por lo que ofrece una mayor duración de la suela.

Y como decíamos, presenta una gran resistencia en cualquier tipo de clima, ya sea en una región húmeda y con bajas temperaturas o seca y con un calor intenso (o cualquier otra combinación que se nos ocurra).

Pero, y aunque las características mencionadas hacen a este tipo de suela perfecta para desarrollar multitud de actividades deportivas, la suela Vibram es útil también para el día a día.

Cuando vamos a comprar unas zapatillas, botas, zapatos… nos fijamos básicamente en el diseño, en el precio y si nos son cómodas (aunque en este último apartado muchas veces nos equivocamos, dejándonos engatusar por la belleza del calzado o simplemente por un error de percepción), pero probablemente no nos fijemos en la suela.

Pero de la suela dependerá en mucho la esperanza de vida de la zapatilla (o los zapatos, botas…). Por lo menos la vida útil. Porque un calzado con una suela desgastada o desgajada de poco nos va a servir.

Además, a la hora de andar, es a través de la suela con que nuestros pies entran en contacto con el suelo, así que de ella depende el que nos resulte cómodo o no un tipo de calzado.