Un refrigerador que preserva el clima

por | 25 de noviembre de 2009

Un fabricante “fresco“ refrigera sus naves de producción con PLEXIGLAS HEATS-TOP®, lo cual no solamente merece la pena desde el punto de vista de la preservación del clima.
El proveedor de la industria automovilística Behr, especializado en climatización de vehículos y refrigeración de motores, sabe a la perfección lo que hace siempre que se trate de refrigerar: sin los refrigeradores para motores de la empresa stutt-gartense muchos automóviles, aviones, barcos y trenes de todo el mundo dejarían de funcionar por el exceso de calor. Para que precisamente eso mismo no les suce-da a sus empleados emplea Behr en sus naves de producción acristalamientos de techos PLEXIGLAS HEATSTOP® con la propiedad de reflejar el exceso de calor hacia el exterior.

Una refrigeración eficiente es imprescindible con vistas al buen funcionamiento de los vehículos aunque igualmente depende también de la cantidad de carburante y CO2 que puede ahorrar. Lo que es válido respecto de los motores puede aplicarse también a la climatización de los edificios: la temperatura ambiente en los puestos de trabajo influye considerablemente sobre el rendimiento de los empleados y es un as-pecto importante en cuanto a la protección laboral. Con el aumento del calor dismi-nuye la capacidad de concentración y aumenta paralelamente el peligro de sufrir ac-cidentes. Para evitar esto las naves industriales han de refrigerarse en verano fre-cuentemente con medios artificiales. Sobre todo siempre que por causa de los proce-sos de producción se genere un calor adicional como, por ejemplo, en la fábrica de Mühlacker, Helmut Eitel (arquitecto responsable de la empresa Behr) expone: “Nues-tros refrigeradores de motor han de soldarse, lo cual no deja de ser una fase de pro-ducción que genera una gran cantidad de calor. Por este motivo era importante para nosotros reducir el calor procedente de la radiación solar. De este modo ahorramos una gran cantidad de corriente eléctrica destinada a las instalaciones de climatización y cumplimos por ende nuestras normas relativas a la preservación del medio am-biente”. Se trata de unas normas que precisamente en Behr se consideran de gran importancia.

La preservación del clima trae cuenta
En todas las fases de producción que lleva a cabo el fabricante de refrigeradores se procura obtener una solución tan eficiente como sea ello posible tanto desde el punto de vista energético como de las emisiones de agentes nocivos. El sector de construc-ciones propio de la empresa comprueba simultáneamente cada uno de los proyectos de construcción respecto de la compatibilidad medioambiental y constata y determi-na las posibilidades de renovación de los edificios ya existentes. “Por este motivo era comprensible que substituyéramos los tragaluces de las naves de producción por el PLEXIGLAS®, que cuenta con la propiedad de reflejar la luz. La energía ahorrada en concepto de refrigeración es un aspecto positivo desde el punto de vista ecológico, además ahorra costes y naturalmente es algo beneficioso desde el punto de vista de la preservación climática”, explica Eitel. Sobre todo si se trata de una gran cantidad de tragaluces como, por ejemplo, es el caso de la fábrica de Mühlacker: de 210 traga-luces se substituyó aquí el vidrio acrílico convencional por PLEXIGLAS HEATS-TOP®. Cada uno de los tragaluces es de unas dimensiones de 120 por 150 centíme-tros. Los nuevos tragaluces se produjeron en las dimensiones presentadas por los marcos de sujeción existentes, de modo que pudieron montarse sin problema alguno. En relación al lugar de emplazamiento de cada uno de los tragaluces se concibieron éstos en tanto elementos destinados a la iluminación, a la aireación o a la evacuación de gases. Por causa de la gran cantidad de tragaluces la medida de renovación se lle-vó a cabo en varias fases. El hecho de que la substitución merezca la pena queda de-mostrado en un estudio del Instituto Fraunhofer de Sistemas de Energía Solar (Fraunhofer-Institut für Solare Energiesysteme, ISE) en el que se constató que para una nave industrial típica del centro de Europa con un sometimiento a carga térmica interior considerablemente superior a 8 W/m² el empleo de PLEXIGLAS HEATS-TOP® tiene por consecuencia un ahorro energético.

Protección del clima en el trabajo
El que los nuevos tragaluces no solamente den buenos resultados teóricamente es al-go que sabe muy bien por propia experiencia el arquitecto Eitel: “cuando luce el sol se nota considerablemente la diferencia entre los tragaluces transparentes y la varian-te que cuenta con la propiedad de reflejar la luz“. También los empleados dedicados a la producción han informado a Eitel de la mejora: “los colegas estaban tras la subs-titución de los tragaluces muy contentos, por eso hemos proseguido constantemente con la renovación“. Las experiencias obtenidas en la fábrica de Mühlacker pueden aplicarse a otros lugares de emplazamiento. Behr lleva a cabo su producción en todo el mundo con unos 19.500 empleados de 17 emplazamientos de desarrollos, 28 fábri-cas de producción y 12 sociedades participantes. “Proseguiremos con la substitución en otras fábricas. Especialmente en las regiones cálidas la medida tiene su sentido práctico. Esto es así incluso en los casos de naves de producción en las que no se lle-ven a cabo en todos los lugares trabajos que requieran una gran cantidad de calor“, en palabras de Eitel. A este resultado llegó también el Instituto Fraunhofer (Fraun-hofer-Institut ISE). Según el estudio, en las regiones climáticas cálidas como son el Mediterráneo o regiones más cálidas aun, puede llegar a ahorrarse del 15 a 30 por ciento de la energía destinada a la refrigeración.

Adoptar una posición
Al margen de los argumentos económicos y ecológicos considera Eitel otras ventajas del PLEXIGLAS HEATSTOP®: “en tanto líder mundial del mercado en el sector de refrigeración de vehículos industriales se posiciona Behr simultáneamente en tanto líder en innovaciones. Con nuestros desarrollos deseamos cooperar a una movilidad más y más preservadora del medio ambiente. La función que nosotros desempeña-mos se relaciona también con el hecho de que nosotros mismo en tanto empresa apostemos por unos productos innovadores y preservadores del medio ambiente“.