Tu vida puede ser más relajada

por | 3 de junio de 2011

Son las siete de la mañana. Sabes que te espera por delante una larga jornada. Des de buena mañana, no puedes sacarte de la cabeza el día que te espera. Te tomas un café rápidamente, te lavas la cara y sales pitando de casa. Debes coger ese tren, justo ese. Si esperas el que viene cinco minutos más tarde, llegarás cinco minutos tarde al trabajo. Ese retraso de cinco minutos puede conllevar un aumento de cinco segundo en la duración de la mala mirada de tu jefe. Empiezas a trabajar, pero esa no es toda la preocupación.

Tienes un puesto de trabajo que puede mejorar muchísimo. De este modo, quieres lograr un merecido ascenso. Por ello, llevas un tiempo asistiendo a clases de un master en empresariales que da la universidad de tu localidad. Cuando finalices de trabajar tendrás que correr otra vez. Correr hacía la estación otra vez para no perder el tren que te lleve a la universidad. Es casi medianoche y entras por la puerta de tu hogar, cada día lo llevas peor. Te has pasado el día ajetreado de aquí para allá con un tremendo nudo en el estómago. Al reloj parecían salirle dientes y te mordisqueaba con rabia la muñeca.

¿Has pensado en formarte estudiando master online? No deberíamos poner palos a nuestras propias ruedas. Somos humanos y no máquinas, no es posible llegar a todo. Y si en un día tienes que recorrer kilómetros y kilómetros en tren de aquí para allá, tampoco es sano. Existe hoy en día una enorme oferta formativa a distancia con mucha calidad. Naturalmente, es necesario trabajar, y estudiar es una gran opción, pero debemos pensar en nosotros.. Se puede.