Sugerencias a tener en cuenta para realizar implantaciones de sistemas de gestión exitosas

por | 26 de octubre de 2013

A pesar de que estas recomendaciones resulten trilladas para algunos, aún siguen siendo muy importantes para aquellas empresas y direcciones que no han pasado por una primera implantación.

 

La Dirección de la empresa siempre debe liderar y apoyar el proyecto de implantación desde el punto de vista estratégico y global, comprometiéndose con el éxito del proyecto. Cuando se implanta el Sistema de Gestión Selenne se generan usuarios estratégicos que deben poseer la formación adecuada y estar involucrados directamente en el proceso de implantación, como líderes de áreas.

Los objetivos del proyecto deben estar previamente definidos y realizar su seguimiento. Se debe tener una capacidad de respuesta inmediata para la solución de los problemas por parte de todas las personas implicadas. Se debe disponer de los recursos técnicos adecuados. Todo el proceso de implantación debe estar plasmado en el planning, detallando todos los trabajos, tareas necesarias y traspasos de datos a realizar. Se debe nombrar un jefe de proyecto y un equipo de implantación que posean un alto nivel de gestión del conocimiento de todas las áreas de la empresa. Es necesario que el jefe del proyecto conozca perfectamente la empresa, que sea capaz de tomar decisiones, resolver conflictos, coordinar esfuerzos y delegar tareas. Debe existir un miembro responsable del equipo del proyecto que tenga unos conocimientos mínimos del área de informática. Obtener el máximo soporte de la Dirección: si ésta no es la primera en involucrarse en la implantación, el proyecto fracasará. La Dirección ha de ser la primera en demostrar los beneficios que representará la implantación del nuevo sistema de gestión.

No subestimar el tiempo y recursos destinados a la formación: se requiere un período de aprendizaje y un soporte intensivo al inicio y al final de la implantación del sistema de gestión. Es necesario realizar un análisis detallado de la situación actual de la empresa, así como plantearse los objetivos que se quieren lograr con la implantación, contando con el apoyo total de la dirección, dado que no se debe entender el proyecto como un tema exclusivo del área de sistemas informáticos. La implantación no termina con la puesta en marcha, se deben considerar los cambios y adecuaciones que son necesarias para adaptar el sistema a los nuevos procesos de trabajo; cuantos menos cambios se requieran, el sistema será más rápidamente implantado y a menor coste.

Tecnológicamente, el Sistema de Gestión Selenne está basado en una estructura de procesos dinámica y creciente. Esto significa que el sistema evoluciona con facilidad a sus necesidades y se adapta con inmediatez a los cambios. A esto se le denomina escalabilidad. Desde una robusta perspectiva tecnológica, los procesos y arquitecturas de software sirven de núcleo cohesionado y universal para la generación de la integridad absoluta entre todas las entidades del sistema.