Sigue estos consejos antes de rentar una oficina

por | 7 de enero de 2011

Antes de rentar una oficina tienes que tomar en cuenta estos tips para que tengas más beneficios

Si estás comenzando un negocio y necesitas rentar oficinas para tener una imagen corporativa presentable, sin duda debes leer estos consejos para que saques el mejor provecho de tu búsqueda.

1. Una oficina acorde a tus necesidades

Es importante que tengas una idea completa de la cantidad exacta de espacio que necesitas y la cantidad de espacio que necesitarás en un futuro no muy lejano. No hay nada peor que tener que reubicar una oficina con frecuencia. Ten en cuenta si recibes envíos, visitas de clientes, etc. Estos factores pueden influir en el espacio de las oficinas a rentar.

2. Trabaja con un agente

A pesar de que significa pagar una comisión, la colaboración de alguien que te ayude y te guíe, se traduce en ahorros monetarios. Un agente sabe cuál es la oficina adecuada y puede ayudarte a negociar cosas como los precios de renta.

3. Averigua los costos reales

Antes de firmar, asegúrate de que conoces bien todos los gastos que el propietario quiere asumir. Algunos contratos requieren que el inquilino pague por todo el mantenimiento, la reparación del inmueble, el sistema de calefacción, etc.

4. Negocia la renta de tu oficina

Antes de aceptar un contrato de arrendamiento, averigua si el propietario está dispuesto a negociar sobre el importe de la renta. Tal vez puedas adquirir un contrato de renta a largo plazo para obtener un precio mensual más bajo.

5. Pregunta sobre los requerimientos para terminar el contrato

Revisa si hay una cláusula en el contrato que te permita terminar la relación arrendatario-arrendador sin penalización. También lee cuidadosamente las condiciones en las que el dueño de la oficina pueda rescindir el contrato para que estés preparado.

6. Comprueba que vas a ser capaz de remodelar la oficina

Antes de firmar un contrato de arrendamiento revisa el plan decorativo para tu negocio, y cuáles son las decoraciones que el dueño aceptaría. ¿Puedes agregar una recepcionista de mostrador, cambiar la alfombra o agregar una cocina? Así no lamentarás la elección de esa oficina.

Con información de: www.ineed2know.org